Mercados

Ahorro financiero en México pierde fuerza por extranjeros y afores

Los recursos administrados por el sistema financiero de México han escalado a un nuevo máximo histórico, aunque presentan un sesgo a la desaceleración. 
Esteban Rojas
Esteban Rojas
07 febrero 2014 9:57
Cartera llena de billetes

Cartera llena de billetes de 100 pesos. (Arturo Monroy/Archivo)

El saldo nominal del ahorro financiero en México alcanzó la cifra histórica de 10.87 billones de pesos en el pasado diciembre, aunque su crecimiento en términos reales fue el más bajo desde abril del 2010, de acuerdo a cifras proporcionadas por el Banco de México.

El ahorro financiero del país presenta un proceso de desaceleración, particularmente, a partir de julio del 2012, cuando alcanzó su máximo incremento en 13.9 por ciento, una vez descontada la inflación.

De la espiral de baja será complicado salir, sobre todo en caso de persistir una menor demanda de extranjeros por activos denominados en pesos, un bajo perfil de los recursos administrados por las afores y rendimientos reales cercanos a cero, e incluso, negativos ofrecidos por instrumentos tradicionales de la banca.

Cabe destacar que el ahorro financiero se define como la diferencia del agregado monetario M4 y los billetes y monedas en poder del público. Dicho en otras palabras, son todos los recursos administrados por las diferentes entidades que integran el sistema financiero en nuestro país que incluye los depósitos en cheques, la captación de la banca, instrumentos de deuda del sector privado y la compra de valores gubernamentales por parte de extranjeros, entre otros.

El ahorro financiero como proporción del Producto Interno Bruto a precios nominales (PIB) registró en el 2013 una participación relativa estimada de 66.3 por ciento, menor al 63.8 de un año antes.

En el presente año, la relación ahorro financiero a PIB nominal corre el riesgo de volver a caer, en parte, por el mayor crecimiento estimado de esta última variable, base de la comparación, pero sobre todo por el débil desempeño del primero.

Uno de los grandes retos a enfrentar en el presente año, será el de encontrar las formas de sustituir al ahorro aportado por parte de los extranjeros con recursos de nacionales.

La tenencia de los residentes en el exterior de valores de deuda emitido por el Gobierno Federal presenta una clara tendencia a la desaceleración, no debiéndose descartar que en el presente año pudieran pisar terreno negativo en materia de flujos.

La menor liquidez inyectada por la Reserva Federal de los Estados Unidos al circuito financiero, dará como resultado la reducción de los recursos disponibles para ser invertidos en países como México, además de demandar muy probablemente un mayor premio.

Los valores de deuda gubernamentales en poder de extranjeros ascendieron a 2.13 billones de pesos al cierre del 2013, representando el 19.61 del ahorro financiero total.

En tanto que los recursos administrados por los fondos de pensiones también han presentado un pobre desempeño, debido a las minusvalías y aun lento crecimiento del empleo y los ingresos. Este tipo de ahorro reportaron un saldo nominal de 2.47 billones de pesos al cierre del 2013, lo que representó prácticamente un estancamiento en términos reales y muy por debajo del máximo histórico de 2.49 alcanzado en abril del pasado año.

El ahorro voluntario ascendió a un saldo nominal de 6.27 billones de pesos en el 2013, significando con mucho la parte más importante, al aportar el 57.7 del ahorro total. El crecimiento de este tipo de recursos se podría beneficiar, en general, de una mayor actividad económica interna en el presente año, pero quizá sea insuficiente para compensar una posible salida de recursos en poder de extranjeros.