Mercados

Crudo WTI pierde 4.5% en semana corta por feriado en EU; su mayor caída en tres meses

Aunque el precio del WTI comenzó la jornada con alzas, terminó en terreno negativo después de que se informara de un aumento semanal de doce plataformas de perforación, hasta alcanzar las 640, según datos de la compañía Baker Hughes.
Redacción
02 julio 2015 9:31 Última actualización 02 julio 2015 15:14
Barriles de petróleo de Pemex. (Bloomberg)

Barriles de petróleo de Pemex. (Bloomberg)

Los precios del crudo cerraron operaciones en direcciones opuestas, con el crudo WTI coronando su mayor caída semanal desde marzo, después de que se informara de un aumento semanal en la plataformas de crudo en Estados Unidos.

En la bolsa de Nueva York, el contrato del WTI para entrega en agosto bajó 0.05 por ciento y cerró en 56.93 dólares el barril, su nivel de cierre más bajo desde abril 22.

Los futuros cayeron un 4.5 por ciento esta semana. Mañana no habrá operaciones por el feriado del 4 de julio.

El descenso de hoy se suma a la caída del 4.,22 por ciento que sufrió el miércoles, después de que se conociera una alza sorpresiva de las reservas semanales de crudo en Estados Unidos, hasta los 465.4 millones de barriles.

Aunque el precio del WTI comenzó la jornada con alzas, terminó en terreno negativo después de que se informara de un aumento semanal de doce plataformas de perforación, hasta alcanzar las 640, según datos de la compañía Baker Hughes.

Es la primera vez que se nota un incremento en este dato desde diciembre pasado, cuando el precio del WTI experimentó una fuerte caída que se agudizó a fines de noviembre pasado.

Por el contrario, los futuros del crudo Brent para agosto subió 0.09 por ciento, para terminar la sesión a 62.07 dólares en el Intercontinental Exchange de la bolsa de Londres (ICE).

El Brent mantuvo una tendencia al alza mientras continúan las negociaciones en Viena para intentar llegar a un acuerdo sobre el plan nuclear iraní.

Seis grandes potencias -Estados Unidos, Reino Unido, China, Francia, Alemania y Rusia- tratan desde hace 20 meses de cerrar un trato que limite el programa nuclear de Irán, de forma que le sea imposible desarrollar armas atómicas, y que permitiría al Gobierno iraní aumentar las exportaciones de crudo.