Mercados

Sufren commodities caída generalizada; petróleo, la punta del iceberg

Los países emergentes que son productores de commodities han frenado su ritmo de crecimiento a causa de los bajos precios que han impactado sobre sus monedas.
Esteban Rojas
Commodities

Bloomberg. Los commodities se encuentran bajo la presión del dólar y un menor crecimiento mundial.

Aunque el precio del petróleo ha sido el más golpeado, otras materias primas también han sufrido caídas durante 2016, lo que contribuye a debilitar las expectativas de crecimiento económico de los países productores y genera una presión de baja sobre sus monedas.

El índice CRB Commodity elaborado de Reuters, que mide el comportamiento de 19 precios de materia primas, se encuentra en mínimos desde el 11 de junio del 2002 y en lo que va del 2016 se ha desplomado 7.99 por ciento.

Según analistas, entre las causas están el débil crecimiento en China, uno de los principales consumidores de materias primas del mundo, la fortaleza del dólar y, en el caso del petróleo, la sobreproducción global.

“La depreciación del yuan podría disparar una mayor depreciación de las monedas de países emergentes”, comentó Natasha Kaneva, analista de commodities de JP Morgan.

“Esto ha provocado un sesgo bajista sobre commodities, como los metales industriales, debido a que disminuye el poder de compra de las industrias chinas”.

POCOS SE SALVARON
De los 19 productos que incluye el índice CRB, 15 reportan números rojos y solamente cuatro se encuentran en terreno positivo en lo que va del año.

Los precios de los energéticos encabezan la lista. El petróleo se ha desplomado 17.44 por ciento, seguido de la gasolina, con una baja de 16.14 por ciento.

Los productos agrícolas también muestran un fuerte ajuste. El cacao y el café disminuyeron 10.93 y 9.75 por ciento.

Los metales industriales como el cobre, el níquel y aluminio acumulan caída en el año de 8.20, 6.24 y 3.12 por ciento, en cada caso.
Los metales preciosos han sido más defensivos, apoyados por una demanda de cobertura ante la turbulencia financiera. El oro ha ganado 2.43 por ciento en lo que va el 2016.

Otros productos con ganancias son la soya, que avanzó 1.19 por ciento; el trigo, con 2.39 por ciento, y el ganado porcino en canal, con 3.76 por ciento.

De junio de 2014 a la fecha, cuando comenzó el descenso del petróleo, el índice CRB acumula una caída de 47.03 por ciento, lo que lo convierte en uno de los ciclos de baja más profundos y prolongados de las últimas décadas.

EL EFECTO: MENOR CRECIMIENTO
Una de las consecuencias del débil comportamiento de los commodities ha sido la desaceleración de la actividad económica de los países emergentes, que son los principales productores de estos productos.

En 2011, el crecimiento promedio de las economías en desarrollo era de más de 6 por ciento, sin embargo, cerraron 2015 con un aumento cercano al 4 por ciento, según cifras del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Debido a que las materias primas se cotizan en dólares, la fortaleza del billete verde se traduce en menores compras a los países emergentes, lo que también ha generado una presión sobre sus divisas.

En lo que va del año, la moneda de Rusia, el primer productor de petróleo del mundo, ha caído 4.15 por ciento. En tanto, el peso mexicano ha caído 3.75 por ciento.

Monedas de naciones desarrolladas tampoco han sido la excepción. El dólar australiano ha bajado 4.04 por ciento y el canadiense 2.95 por ciento.