Mercados

¿Por qué el petróleo sube?

El contexto geopolítico ha cambiado la tendencia en los petroprecios, tan sólo desde que se inició la invasión de Arabia Saudita y sus aliados en Yemen, el WTI ha avanzado 39.7%.
Guadalupe Hernández
Guadalupe Hernández/ Mauro Álvaro Montero
06 mayo 2015 5:0
Aramco, compañía petrolera de Arabia Saudita. (Tomada de @Saudi_Aramco)

Aramco, compañía petrolera de Arabia Saudita. (Tomada de @Saudi_Aramco)

El precio del WTI rebasó los 60 dólares por barril, algo no visto en prácticamente cinco meses; la mezcla mexicana sigue sin cotizar
El contexto geopolítico ha modificado la tendencia de los precios internacionales del petróleo.

A pesar de que todavía están lejos de los niveles en los que inició la debacle, en junio del año pasado, los precios se han recuperado, evitando que se cristalizara la expectativa de cotizaciones hasta en 30 dólares por barril.

Las armas impactan
Los precios del petróleo mantienen una línea ascendente desde que iniciaron los ataques en Yemen a mediados de marzo por parte de Arabia Saudita y países aliados, ayer alcanzaron máximos del año.

El futuro del WTI logró rebasar por primera vez desde el 10 de diciembre del año pasado el techo de 60 dólares.

Por su parte, el crudo londinense Brent se colocó en 67.64 dólares por barril en las pizarras electrónicas, su nivel más alto respecto al 8 de diciembre pasado, lo que le significó una ganancia de 1.19 dólares, igual a 1.79 por ciento.

El referencial de Nueva York avanzó 2.49 por ciento, es decir, 1.47 dólares, para concluir en 60.40 unidades por barril.

Este martes los rebeldes huthíes atacaron por primera vez a Arabia Saudita, como una forma de repeler las agresiones de los aliados; un día antes en el aeropuerto de Yemen, aviones comerciales situados en las pistas del recinto fueron atacados, no se reportaron víctimas.

Además, los petroprecios recibieron un impulso adicional después de que la API (Instituto Americano del Petróleo) dijera que los inventarios de crudo cayeron la semana pasada.

De ser cierto (las cifras oficiales se conocerán hoy), podría significar que la demanda está aumentando, o que Estados Unidos ha frenado las compras ante las altas existencias.

Este miércoles el Departamento de Energía estadounidense dará a conocer los saldos semanales del país.

Las ganancias son uniformes
El referencial de Singapur, el crudo Tapis, avanzó 2.31 por ciento a 68.10 dólares el barril, mientras el petróleo árabe tuvo un marginal avance de 0.02 por ciento a 64.56 dólares, en ambos casos están en máximos del año.

La mezcla de México deberá tener un importante avance en la cotización de hoy, después de tres días de no presentar actividad, cuando el resto de los crudos han avanzado un promedio de 2 por ciento.

Signos de aumento en la demanda
Ayer miércoles Arabia Saudita anunció que elevará sus precios oficiales de venta para su grado árabe ligero a Estados Unidos y al noreste de Europa, apuntando a una demanda fuerte en esas regiones.

El eventual aumento en la oferta es otra de las razones que está detrás de la modificación en la tendencia, que iniciara sus primeras etapas hace tres semanas.

Los precios subieron 25 por ciento en abril, lo que significó el mayor avance mensual desde mayo de 2009.

El crudo de referencia en Europa subió 21 por ciento en abril, también la mayor ganancia desde mayo de 2009.

El precio del crudo, que ha sufrido una pronunciada caída en los últimos meses ante el exceso de oferta en el mercado, repunta por los temores de que la inestabilidad en Medio Oriente ponga en peligro el suministro desde algunos de los principales países productores.

El conflicto en el Yemen, un enclave esencial para el transporte de petróleo desde el Golfo Pérsico, continuó centrando la atención de los mercados.

Zueitina era una de las terminales libias que aún exportaba crudo, dado que muchas otras han cerrado sus actividades por los enfrentamientos o interrupciones en campos petroleros desde que el ex líder Muammar Gaddafi fue derrocado.

La producción de crudo libia alcanza ahora menos de 500 mil barriles por día (bpd), un tercio de lo que el país producía antes de 2010. La guerra civil en Yemen ha mantenido nervioso al mercado petrolero, apuntalando los precios ante el riesgo de interrupción de los suministros de crudo desde el vecino del norte, Arabia Saudita, u otro productor en el Golfo Pérsico.