Mercados

Oro rompe pronósticos, pero dudan que mantenga el optimismo

El alza en los precios de los metales preciosos se debe a factores técnicos y no a fundamentales, coinciden analistas. El oro se ha beneficiado del escenario turbulento.
Álvaro Montero
[La onza troy del oro se ha desplomado 29 por ciento este año. / Bloomberg / Archivo] 

[La onza troy del oro se ha desplomado 29 por ciento este año. / Bloomberg / Archivo]

El precio de la onza de oro marcó el lunes su mejor cierre en un año, al haber tocado mil 267 dólares, un precio inesperado para los analistas financieros, quienes estimaban como máximo mil 60 dólares al inicio de 2016. Algunos grupos financieros, como Bank of America Merryl Lynch, proyectaban que cerrara febrero hasta en 950 dólares.

Sin embargo, analistas consideran que el optimismo terminaría pronto, pues según los nuevos pronósticos, al cierre del primer trimestre del año se ubicaría en mil 100 dólares, lo que significaría una caída de 12.5 por ciento desde su nivel actual.

De acuerdo con especialistas, el repunte que han tenido tanto los metales preciosos como los básicos proviene más de factores técnicos que de fundamentales.

“Los precios de los metales han rebotado incluso aunque las condiciones fundamentales no han mejorado o, en todo caso, se han empeorado pero muestran señales de recuperación en el corto plazo”, comentó el equipo de análisis de commodities de JPMorgan, liderados por Natasha Kaneva, en una nota.

“Creemos que el incremento en los precios actuales son guiados por factores técnicos y estimulados por otros cuatro elementos: inversiones de cobertura, un contagio positivo de una mayor estabilidad del dólar, el rally registrado en los precios del petróleo, y más rondas de estímulos en China”.

En lo que va del año, el precio del oro se ha incrementado 19.3 por ciento, debido principalmente a la turbulencia financiera que se desató desde China y a los datos económicos que sugieren un menor dinamismo global.

Ante ese entorno, el atractivo del metal como activo de refugio se incrementó, al igual que aumentó el apetito por otros metales preciosos como la plata y el platino, que han ganado 12.99 y 12.12 por ciento, respectivamente, durante 2016.

Las ganancias registradas por el oro y otros metales han generado un mayor apetito por las acciones de empresas mineras a nivel global.

En Estados Unidos, destaca el caso de Newmont Mining, cuyos títulos han ganado 47 por ciento en lo que va del año. En México, Industrias Peñoles ha ganado 29.6 por ciento, en tanto que las acciones de Grupo México acumulan un 9.5 por ciento durante 2016.

Debido a que el oro se cotiza en dólares, la tenencia de este metal ha sido de mayor beneficio para inversionistas de países cuyas monedas han perdido valor frente a la divisa estadounidense.
Los inversores mexicanos, por ejemplo, acumulan en el año una ganancia de 24 por ciento y la onza de oro se ubica en alrededor de 22 mil 460 pesos.

Para los que cambiarían sus onzas por yuanes, la moneda china, la ganancia respecto a la de dólares se extiende a 19.6 por ciento, y los que lo harían a libras obtendrían 24 por ciento.

Pero por el contrario, hay países que han recuperado valor en su divisa, lo que afecta de manera negativa la ganancia y obtendrían mucho menos que lo que darían los dólares, que es el caso del real brasileño con sólo un dividendo de 14.2 por ciento, pero el más golpeado es el yen japonés con 12.6 por ciento.

También ha ayudado a que el precio despegara, un apetito desmedido de los bancos centrales por hacerse de más oro. Cifras del Fondo Monetario Internacional muestran que los institutos centrales en el mundo acumularon un millón 55 mil onzas hasta el 31 de diciembre, el mayor nivel desde febrero de 2002, y China ha sido el mayor comprador y demandante del metal.