Mercados

Mezcla mexicana liga cuarta caída; baja a 29.37 dólares

Las condiciones del mercado siguen pesando sobre los precios internacionales del petróleo, situación que inmediatamente es percibida por el energético de Pemex.
Álvaro Montero
Hidrocarburos a la baja, la mezcla en su menor nivel de 2 años y medio (Bloomberg)

Hidrocarburos a la baja, la mezcla en su menor nivel de 2 años y medio (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- Mezcla de Pemex liga la cuarta caída al perder 0.94 por ciento, o 28 centavos, con lo que descendió a los 29.37 dólares un nuevo mínimo de casi 7 años.

El producto mexicano además anota el tercer descalabro por debajo de los 30 dólares e iguala el número de sesiones que registró en diciembre de 2008. Hoy el energético de Pemex cayó a la par de las cotizaciones de Asia, Europa y Estados Unidos.


No obstante, durante la sesión los precios de los crudos internacionales tuvieron un repunte en las primeras horas de operación, tras datos favorables del Departamento de Energía de Estados Unidos.

La dependencia estadounidense publicó las cifras de inventarios, entre las que destacaron una sorpresiva baja de las existencias de crudo de 3.5 millones de barriles, así como un declive en la producción de 0.41 por ciento y un incremento en las importaciones de 3.54 por ciento, todo ello apoyó las cotizaciones, pero...

Este hecho propició una toma de utilidades tras de que el WTI casi subiera 4 por ciento a 38.99 dólares, desde los 37.51 del día de ayer, en tanto, en el mercado de Londres sucedió un caso similar, pero el alza fue de 3.30 por ciento para el crudo Brent.

Al final, ambos cayeron a su menor nivel desde febrero de 2009, el WTI lo hizo con 0.93 por ciento a 37.16 y el Brent con 0.37 por ciento a 40.11 dólares.

La oportunidad de hacer dividendos no la dejaron escapar los participantes, porque sabían que las condiciones del mercado petrolero continúan siendo las mismas: gran abastecimiento, altos inventarios mundiales, alta producción y descuentos a los mercados de Asia, Europa y al estadounidense por parte de productores de Medio Oriente, lo que frenaría el alza de los crudos neoyorquino y londinense