Mercados

Mezcla mexicana mantiene descenso; cae a 24.11 dólares por barril

China volvió a propinarle un fuerte golpe a los energéticos a escala global, con pérdidas en los asiáticos de casi 6 por ciento, en NY y Londres se aminoró el impacto. La mezcla mexicana llegó al precio más bajo desde diciembre de 2003.
Álvaro Montero
Hidrocarburos a la baja, la mezcla en su menor nivel de 2 años y medio (Bloomberg)

Hidrocarburos a la baja, la mezcla en su menor nivel de 2 años y medio (Bloomberg)

El precio del barril de Pemex cayó nuevamente, con un declive de 2.59 por ciento, para situarse en 24.11 dólares, el nivel más bajo desde el 1 de diciembre de 2003, tras de que China cimbró los mercados financieros.


La mezcla mexicana se vio influida por las caídas globales que se suscitaron por China, además del fuerte descenso a un nuevo mínimo del peso frente al dólar.

El energético nacional ligó la cuarta sesión de pérdidas en las que acumula un descenso de 11.91 por ciento.


Los primeros crudos en caer fueron los de Asia, con el Tapis –usado como referencia en la fórmula de la Mezcla de Pemex- con la mayor pérdida del día con 6.95 por ciento, seguido del iraquí que cedió 6.47 por ciento, para que después los de Nueva York y Londres reportaran caídas cercanas al 6 por ciento durante la sesión en el mercado de futuros.

Al final de la jornada el WTI acabó con una baja de 2.06 por ciento a 33.27 dólares, mientras el Brent lo hizo con 1.40 por ciento a 33.75 unidades por barril.

Los precios internacionales en el mercado energético se han desplomado en las cuatro sesiones de lo que lleva este año un 11 por ciento en promedio por el efecto de China, y más del 70 por ciento desde que comenzó la batalla por las cuotas de mercado, todo ello en este momento ha contribuido a que para algunos productores represente ventas de sus productos por debajo del costo de obtención.

La guerra de los grandes productores de petróleo se conjugó con otros factores como el fortalecimiento del dólar y un en esta semana la inestabilidad financiera de China, lo que ha provocado que los crudos estén inmersos en una espiral descendente de la cual no podrán salir fácilmente.

La sacudida de la segunda economía global, la de China, se dejó sentir en todos los mercados financieros del planeta, en donde el mercado energético registró los niveles más bajos desde diciembre de 2003 para los crudos de Medio Oriente y de 2004 para el WTI y el Brent.

Una nueva devaluación del Yuan por parte del Banco Popular de China a mínimos de cinco años frente al dólar provocó pánico en el mercado de Shanghai, lo que activó el sistema de paro automático al haber registrado en sus índices un declive de más de 7 por ciento.

Esto provocó nerviosismo en el resto de los mercados que registraron nuevamente pérdidas por el mismo sentir, China podría ser el freno de la economía global.