Mercados

Mezcla de Pemex corta racha ganadora de cuatro sesiones; cae 2.07%

Los precios globales del petróleo sufrieron un tropiezo frente a los informes de producción de la OPEP e inventarios de petróleo en Estados Unidos.
Álvaro Montero
petróleo

(Bloomberg)

   
El precio de la mezcla de Pemex cortó una racha de cuatro sesiones de ascenso con una caída de 2.07 por ciento para descender a los 35.89 dólares el barril.

La información que hubo en el mercado sobre producción de la OPEP e inventarios de crudo en Estados Unidos fueron los factores de la baja en los mercados internacionales y que también fue asimilado por el energético mexicano.

El producto de Pemex, con la caída de hoy, borró la ganancia que había acumulado en agosto y salda hasta el momento con una baja de 0.08 por ciento en el octavo mes del año, no obstante, en el año tiene un avance de 31.13 por ciento.


    
El promedio que alcanza el crudo azteca es de 33.10 dólares por barril a 16.90 dólares del promedio de 50 dólares que se estableció en la Ley de Ingresos de la Federación 2016.

En la jornada, los precios recibieron doble presión bajista, primero del informe mensual de la OPEP sobre su producción de julio, que mantuvo las cotizaciones en terreno negativo y las llevó a perder hasta 1.60 por ciento previo a la apertura oficial del mercado; después, ya en el horario formal, el Departamento de Energía de Estados Unidos divulgó las cifras de inventarios semanales que llevaron en ese momento a perder hasta 2 por ciento, y conforme fue trascurriendo la sesión se amplió la pérdida.

El WTI terminó la jornada en 41.71 dólares, lo que le significó una pérdida de 2.48 por ciento, en tanto, el crudo Brent declinó 2.07 por ciento a 44.05 dólares.

El primer factor que atacó a los precios fue la producción de la OPEP, aunque no se conoce el total que se alcanzó en julio porque algunos países quedaron en blanco, pero Arabia Saudita, Iraq, Irán y Nigeria tuvieron repuntes importantes.

Arabia Saudita registró un incremento de 123 mil barriles por día, con lo que su producción ascendió a 10.67 millones de barriles por día, un máximo histórico. En el caso de Nigeria, el aumento fue 147 mil barriles para un total de 1.53 millones; Irak presentó un aumento de 57 mil barriles por día para sumar 4.60 mbd.

Irán, aunque sólo subió 10 mil barriles, ya cumplió su palabra de incrementar su bombeo con más de 500 mil barriles diarios en lo que va de este año y alcanza, según el informe, una producción de 3.62 mbd.
Argelia, Angola y Emiratos Árabes Unidos, también lo elevaron con 41, 8 y 13 mil barriles más por día, respectivamente.

El organismo prevé que se pueda intentar de nueva cuenta un congelamiento en el bombeo de petróleo y de esa manera elevar las cotizaciones, sin embargo, los hechos lo contradicen, ya que sus miembros buscan más presencia en el mercado que precios altos como mostraron sus cifras.

En tanto, el reporte semanal del Departamento de Energía de Estados Unidos señaló que los inventarios de petróleo se elevaron en poco más de un millón de barriles, contrariamente a los 1.34 millones que se esperaba bajaran.

Un dato que mide el consumo es la utilización de la capacidad de las refinarías que tuvo una caída de 1.10 por ciento, esto, a pesar de que las existencias de gasolina y destilados bajaron inesperadamente en 2.80 y 1.96 millones de barriles, lo que en primera instancia elevó los precios en Londres y Nueva York, pero rápidamente se desvanecieron las ganancias por las aun altas existencias.

Algo que le pesa al mercado actualmente son los voluminosos inventarios globales que se calculan en más de 3 mil millones de barriles, conforme a un reporte de la OCDE, cifra que se elevó desde los 2 mil 500 millones cuando los precios cayeron a partir de julio de 2014 y, con los datos de hoy, pues la cautela reinará en las pizarras.

A finales de septiembre se planea una reunión no formal entre miembros de la OPEP para tratar el tema del congelamiento por enésima ocasión.