Mercados

Crudo árabe con el mayor descalabro, -7.16%; Mezcla de Pemex agudiza su peor inicio de año con -17.80%

La guerra de precios del petróleo continúa, no hay tregua entre los productores y los importes se encuentran en su peor momento en casi 6 años.
Álvaro Montero
Hidrocarburos a la baja, la mezcla en su menor nivel de 2 años y medio (Bloomberg)

Hidrocarburos a la baja, la mezcla en su menor nivel de 2 años y medio (Bloomberg)

El precio de la mezcla mexicana de exportación profundizó la caída en el año, con lo que la convierte en la peor desde que Pemex publica el importe; ahora acumula una pérdida de 17.80 por ciento, al cerrar en 37.36 dólares el barril.

La caída estuvo en línea con el fuerte descenso del crudo árabe, seguido del Brent y WTI, a pesar de que al final los referenciales de Nueva York y Londres redujeron las mermas de la sesión.

Según cifras de Pemex, la canasta de tres crudos (Maya, Istmo y Olmeca) se contrajo 1.97 por ciento este martes.


En la jornada, la caída más fuerte fue la del crudo ligero árabe al presentar un declive de 7.16 por ciento, a 41.36 dólares el barril –nivel desconocido para este energético desde febrero de 2009–; este producto hace 12 meses presentaba un precio de 111 dólares, mientras que el WTI registraba uno de 98.42 dólares, un spread de 11.5 por ciento a favor del de Medio Oriente.

Hoy, ese diferencial se ha invertido, el crudo de Arabia Saudita está por debajo del estadounidense en 11.1 por ciento; por ahora esto podría explicar en parte la guerra de precios del petróleo. En los últimos meses se han observado movimientos de estos crudos alternando la delantera uno a otro por mejorar la oferta de precio.

En 2012 y 2013, estos crudos tuvieron una diferencia de hasta 20 por ciento, mientras uno cotizaba en 117 dólares (árabe), el otro lo hacía en 98 dólares el barril (WTI).

Además, está el hecho de la producción, donde Estados Unidos cada vez se acerca más a los números de Arabia Saudita, que sólo le separan 400 mil barriles diarios.

El Brent en la jornada acabó con menos 1.24 por ciento, a 46.84 dólares el barril; en la misma línea, la cotización del WTI al final redujo pérdidas, pero no fue suficiente para borrarlas, concluyó en 45.89 dólares por barril, un declive de 0.39 por ciento.