Mercados

Cobre toca mínimo de una semana por una toma de ganancias

El precio del cobre cerró la jornada con una ligera caída después de tocar más temprano su nivel más bajo desde el 15 de febrero de 4 mil 886 dólares, para finalmente acumular su mayor pérdida semanal en las últimas seis semanas.
Reuters
24 marzo 2016 13:4 Última actualización 24 marzo 2016 13:30
Cobre

(Bloomberg)

Una vez más, la fortaleza del dólar marcó la tendencia negativa en los precios de los metales como el cobre que tocó un mínimo de una semana, debido a que las materias primas que están denominadas en esa divisa se vuelven más caras para los tenedores de otras monedas.

La apreciación del dólar provocó una toma de ganancias antes del feriado de Pascuas, aunque cierto optimismo por la demanda del metal en China ayudó a limitar las pérdidas antes de la publicación de datos claves de manufactura en ese país.

El contrato del cobre referencial en la Bolsa de Metales de Londres (LME) cayó 0.1 por ciento, a 4 mil 945 dólares la tonelada, tras tocar más temprano un piso a 4 mil 886 dólares, su nivel más bajo desde el 15 de febrero. El metal terminó con su mayor pérdida semanal en las últimas seis semanas.

La LME estará cerrada el viernes y el lunes por el feriado de Pascua de Resurrección.

En tanto, el aluminio a tres meses bajó 0.3 por ciento a 1.475,5 dólares por tonelada tras tocar un mínimo en dos meses a 1.475 dólares, y el zinc perdió 2.3 por ciento a 1.794 dólares.

El plomo perdió 0.8 por ciento a 1.764,50 dólares la tonelada, el estaño cedió 0.2 por ciento a 17.300 dólares y el níquel bajó 0.5 por ciento a 8 mil 650 dólares.

El dólar se apreciaba por quinta sesión consecutiva contra una canasta de monedas, y se encamina a su mayor sucesión de avances en casi un año porque los inversores están pasando a precios la posibilidad de un alza de las tasas de interés el mes próximo en Estados Unidos.

En tanto que en China, que representa casi la mitad de la demanda global del cobre estimada en 22 millones de toneladas, analistas anticipan que el Gobierno y el banco central van a apoyar el crecimiento con medidas adicionales de estímulo, gran parte de las cuales se dirigirán la industria.