Mercados

China y Japón podrían causar ‘olas’ en el mercado por Trump

Las dos potencias asiáticas son los principales acreedores de Estados Unidos, ellos conservan casi el 14 por ciento de los bonos del Tesoro.
Clara Zepeda
12 febrero 2017 20:17 Última actualización 13 febrero 2017 5:0
EU y China. (Shutterstock)

EU y China. (Shutterstock)

Un “parloteo económico” como el que tiene la administración de Donald Trump con México no le convendría tenerlo con China o Japón, advierten analistas, debido a que estos dos países son sus mayores acreedores y podrían causar "altas olas" en los mercados financieros estadounidenses y mundiales.

“Estados Unidos tiene un gran déficit comercial con China y Japón, pero son los mismos que le prestan dinero. Uno no va y le pega a quién te está prestando dinero”, aseveró Gabriela Siller, directora de Análisis Económico-Financiero de Banco Base.

De acuerdo con datos de Bloomberg, la proporción de la deuda total de Estados Unidos (bonos del Tesoro) en tenencia de Japón representa alrededor de 7.09 por ciento; mientras que China tiene el 6.71 por ciento e Irlanda, 1.76 por ciento. En tanto, México tiene apenas el 0.3 por ciento de los Bonos del Tesoro de Estados Unidos.

“Si los chinos o los japoneses decidieran hacer una venta masiva de los bonos del Tesoro esto causaría olas en el sistema financiero de Estados Unidos y al ser la más grande del mundo, se crearía otra crisis mundial. Los chinos y los japoneses tienen bien amarrado a Estados Unidos”, dijo Siller.

El presidente Donald Trump ha acusado a varios países de devaluar sus divisas para ser más competitivos frente a la mayor economía del mundo. Esas declaraciones apuntan a China, Alemania y Japón y los datos comerciales y prácticas cambiarias están en el centro de la política del mandatario.

En todo 2016, Japón anotó un superávit comercial de 6.8 billones de yenes (59 mil 950 millones de dólares) con Estados Unidos. Los envíos de automóviles al país subieron por segundo año consecutivo.

Dave Lafferty, estratega en jefe de mercados globales en Natixis Global Asset Management, explicó que el riesgo generado por el repunte en la tenencia china de bonos del Tesoro, sigue en el radar, pero ha pasado a segundo término, pues ahora hay una mayor preocupación sobre el futuro de las relaciones comerciales entre Estados Unidos y China.

POLÍTICA DE “UNA CHINA”, UN ALIVIO
En entrevistas previas a la elección presidencial de Estados Unidos, Donald Trump cuestionó el respecto a la histórica política de “Una China”, que implica que el gobierno norteamericano puede sostener relaciones oficiales únicamente con Beijing y no con Taiwán. En aquel entonces, Trump dijo que su cumplimiento podría ser utilizado como moneda de cambio para obtener un mejor tratado comercial con el gigante asiático.

Sin embargo, a tres semanas de estar en la presidencia, los cuestionamientos a dicha política quedaron fuera del radar. En un comunicado, la Casa Blanca informó el viernes que el presidente de China Xi Jinping y Trump sostuvieron una llamada en la que acordaron el respecto total a la política de “Una China”.

Lo anterior implica un alivio para los mercados financieros, pues analistas coinciden en que un aumento en las tensiones entre ambos países podría derivar en una guerra de divisas que no sería benéfica para esas economías.

“No estaba en el interés de nadie ver un conflicto entre China y Estados Unidos”, dijo Michael Bell, estratega global de JPMorgan. “Este era un punto que realmente resultaba difícil para China. Si lo han hecho a un lado, podrán negociar a un nivel más equilibrado”.