Mercados

China baja las tasas de interés, pero la bolsa vuelve a desplomarse

En una medida encaminada a atajar la debacle de las bolsas, el banco central chino toma nuevamente cartas en el asunto y decreta un recorte de tasas de interés: sin embargo, la caída de la bolsa no cede.
Antonio Sandoval
25 agosto 2015 6:37 Última actualización 25 agosto 2015 7:27
Banco Central de China (Bloomberg/Archivo)

Banco Central de China (Bloomberg/Archivo)

El banco central chino decidió este martes tomar medidas adicionales para contener la debacle bursátil, luego del lunes negro que dejó la peor caída para la bolsa más importante del país en ocho años.

La institución ha decretado un recorte de tasas de interés; bajó el rédito de los préstamos en 25 puntos básicos para fijarlos en 4.6 por ciento, al tiempo que decidió un recorte idéntico en la tasa para depósitos bancarios, con lo que éste referente quedó en 1.75 por ciento.

La medida está encaminada a tratar de generar confianza entre los inversionistas, luego del lunes negro que dejó en la bolsa del país la peor caída bursátil en ocho años, ya que el principal índice perdió 8.49 por ciento.


Pero las noticias relativas a la bolsa de valores no son mejores este martes, las acciones volvieron a desplomarse en una espiral negativa que ya supone una caída de más de 24 por ciento desde que fuera anunciada la devaluación del yuan y con ello se iniciara la caída de los mercados.

Así este martes el Shanghái Stock Exchanges, el referente bursátil más importante del país, se desplomó 7.63 por ciento para cotizar ya en menos de 3 mil puntos, por primera ocasión en ocho meses. El Shenzen, otro de los indicadores del mercado chino, se desplomó 7.09 por ciento.

En solo cuatro sesiones el principal índice accionario de China acumula una caída de 22 por ciento, lo que significa la peor racha perdedora en casi 20 años, desde 1996.

Las bolsas europeas han iniciado con ganancias en reacción al recorte de tasas de interés en China, mientras los precios del petróleo tratan de recuperarse en las primeras horas de operación europea.