Mercados

BCE mantiene tasa de interés en mínimo histórico de 0.05%

Los mercados centrarán su atención ahora en la conferencia de prensa del presidente del BCE, Mario Draghi, para ver si el banco realizará algún ajuste a su programa de compras de activos por 60 mil millones de euros mensuales.
Reuters
22 octubre 2015 7:12 Última actualización 22 octubre 2015 7:48
BCE

(Bloomberg)

LA VALETA, Malta.- El Banco Central Europeo (BCE) mantuvo este jueves sin cambios su tasa de interés clave en un mínimo histórico de 0.05 por ciento en una reunión en Malta, mientras imprime dinero para impulsar a la economía y acelerar la inflación.

La decisión de mantener el costo del crédito sin cambios era ampliamente esperada después de que el BCE redujo los tipos a mínimos históricos hace más de un año y dijo en reiteradas oportunidades que había alcanzado el "límite inferior".

Los mercados centrarán su atención ahora en la conferencia de prensa del presidente del BCE, Mario Draghi, para ver si el banco realizará algún ajuste a su programa de compras de activos por 60 mil millones de euros mensuales.

Draghi "tendrá que dar un mensaje tranquilizador, para indicar que el BCE está muy atento a los riesgos de una baja inflación en la zona euro y que está pronta" para tomar las medidas que hagan falta, declaró Howard Archer, economista jefe de IHS Global insight.

Entre esas medidas, figura la posibilidad de una aceleración o ampliación del programa de compra de activos de deudas públicas (política de "flexibilización cuantitativa", o QE por sus siglas en inglés) para poner en circulación mayor liquidez, en respuesta a la caída de los precios en septiembre (-0.1 por ciento).

El BCE se comprometió, en su programa de QE (Quantitative Easing), a inyectar 1.1 billones de euros en el sistema financiero, a un ritmo de 60 mil millones de euros mensuales hasta septiembre de 2016, mediante la compra de activos de los países de la UE.

La baja inflación puede ser percibida positivamente por los consumidores, pero suele retardar decisiones de inversiones y de compras, con un impacto de fuerte ralentización económica.El BCE estima que un índice inflacionario apenas por debajo del 2 por ciento aseguraría un crecimiento equilibrado.

Si las perspectivas de inflación se siguen degradando, "el BCE ampliará el monto mensual y el plazo de compra de activos. Nuestra previsión es que se haga ese anuncio en diciembre", afirmaron analistas.

La presión sobre el BCE también obedece a las preocupaciones provocadas por la ralentización de China y de otros países emergentes, que tiene un impacto directo sobre la demanda mundial.

Pero el programa de compra de activos tuvo como efecto colateral el fortalecimiento del euro frente al dólar, lo cual es perjudicial para las exportaciones europeas.