Mercados

Así golpea el ‘efecto Netflix’ a televisoras

Crecen los temores por migración de suscriptores hacia empresas de servicios de entretenimiento por internet, o streaming, según los últimos reportes financieros.
Efraín H. Mariano 
06 agosto 2015 22:42 Última actualización 07 agosto 2015 9:57
Netflix

Netflix ha golpeado a las firmas de televisión. (Bloomberg)

Al parecer los días de gloria para el sector de las firmas de televisión por cable se alejan cada vez más.

De frente tienen un negro panorama por el riesgo de perder un importante porcentaje de su mercado de entretenimiento.

Al menos así lo indica el desempeño de las acciones del sector, tendencia negativa que se han profundizado en los días recientes después de los reportes financieros.

Firmas como Viacom Inc., Twenty-First Century Fox, The Walt Disney Company, Discovery Communications y CBS Corporation, entre otras, resienten la amenaza de otro pujante sector en sus ingresos.

Las empresas de servicios de entretenimiento por internet o streaming como Netflix, que experimentan cada vez más un fuerte crecimiento mundial, acechan .

El “efecto Netflix” ha impactado en los precios accionarios de las empresas de televisión de paga.

En las últimas dos jornadas, justo cuando comenzaron a llegar los reportes trimestrales de las firmas del sector de televisión de paga, los títulos de las mismas se han desplomado en los mercados de renta variable.

Los inversionistas parecen confirmar y descontar una clara pérdida de presencia en el mercado, lo que se reflejó claramente en los recientes reportes financieros con la reducción de suscriptores, ingresos y ganancias.

(Da clic en la gráfica para agrandarla)


LAS CIFRAN HABLAN

Este jueves, las acciones de Viacom Inc. se desplomaron 13.35 por ciento a un precio de 44.77 dólares, su menor valor desde diciembre de 2010; en dos sesiones experimentan una caída 19.82 por ciento.

En lo que va del año, los valores de la firma dueña de los canales MTV, Nickelodeon y Comedy Central, se han derrumbado 42 por ciento.

Por su parte, las acciones de Twenty-First Century Fox se replegaron por segunda jornada consecutiva para acumular una merma de 13 por ciento en este periodo, incluyendo una caída de 6.7 puntos porcentuales ayer jueves.

Dichos títulos cerraron en un precio de 29.07 dólares, se trata de su peor cotización desde julio de 2013.

En lo que va del año la emisora registra una pérdida de 21 por ciento.
Los valores de Walt Disney también se derrumbaron por segunda sesión consecutiva, con lo que suman una merma de 10.8 por ciento en dicho lapso.

Este jueves el precio de la acción se detuvo en 108.55 dólares; durante el año apenas tienen un balance positivo de 3 por ciento, mismo que está por diluirse en caso de que se mantenga la trayectoria negativa.

Otras acciones del sector como Discovery Communications y CBS Corporation también experimentan descensos de 15 y 10 por ciento, en lo que va del año.

Las acciones tienen un panorama negativo en la mayoría de las casas de análisis, que también hicieron eco de las cifras reportadas por las empresas reciéntemente.

1
    

    

Las películas ganadoras estarán disponibles para los 57 millones de subscriptores de Netflix en 50 países alrededor del mundo. (Cortesía)


DIRECCIÓN OPUESTA Y MÁXIMO HISTÓRICO

En dirección opuesta se desempeñan las acciones de Netflix.

Varios factores son de llamar la atención: su precio alcanza niveles máximos históricos, incluso considerando ya el split decretado por la emisora el pasado 15 de julio.

Así, con el ajuste del split tenemos que Netflix reporta durante el año una ganancia de 157 por ciento, el mayor avance entre las emisoras del sector.

La trayectoria de la acción de la empresa se registra en medio de sólidas expectativas de expansión y crecimiento.

En la sesión de ayer jueves los títulos cerraron en un precio sin precedentes de 125.67 dólares.

El actual contexto confirma las expectativas de que el sector de televisión de paga está perdiendo terreno debido al rápido crecimiento del mercado de streaming.

Los temores de migración de televidentes a empresas ligadas al streaming, impactan con fuerza a las empresas clásicas de televisión por cable.