Mercados

Una lección de disciplina de los grandes inversores

• “Quien invierta en acciones no debería estar demasiado preocupado por las erráticas fluctuaciones en los precios del valor, puesto que a corto plazo el mercado de acciones se comporta como una máquina de votar, pero a largo plazo actúa como una báscula”. Benjamin Graham
Rincón Del Experto
Alberto Herrera, Director de producto de GBMfondos
07 marzo 2016 5:0
GBMfondos

GBMfondos

Durante los dos primeros meses del año hemos observado una constante de volatilidad en los mercados, un entorno que presenta oportunidades para aquellos que reafirman los principios fundamentales provenientes de los inversionistas más reconocidos.

Uno de ellos, Benjamin Graham, es conocido como el padre de la “Inversión de Valor” quien destacó que para construir patrimonio en el tiempo se requiere la habilidad de controlar las emociones para no desviarnos de nuestro plan de inversión.

También remarcó bajo el contexto del mercado accionario, que el precio tarde o temprano seguirá al valor de la empresa, esto ante el reconocimiento de que una compañía podría mantener un valor superior a lo que se está ofreciendo por ella en un momento determinado, sobre todo en periodos de volatilidad.

John Bogle, es otro destacado inversionista, quien señala que una de las mejores formas de incorporar los rendimientos del mercado es a través de los fondos de inversión caracterizados por bajos costos, fácil accesibilidad, estrategias bien definidas y a favor de una administración indizada a los mercados.

Por su parte, Warren Buffet, considerado el mejor inversionista con vocación de largo plazo en el mundo, hace énfasis en poner toda la atención en la evolución futura del negocio de la empresa, olvidándose de la evolución de su cotización de corto plazo. Su pensamiento es mantener la inversión por horizontes muy amplios de tiempo.

Estos son sólo un par de ejemplos de lo que aplican los grandes inversionistas. Todos coinciden en que la disciplina, el entendimiento en lo que invertimos y la claridad en el horizonte de inversión son fundamentos que han prevalecido en el tiempo y de los cuales podemos aprender en momentos como los actuales.