Mercados

Tasa de desempleo EU ¿realidad o espejismo?

El nivel de 6.3% de la tasa de desocupación, el más bajo desde septiembre de 2008, estaría asociado a la reducción de la fuerza laboral, más allá de una mejoría real del mercado laboral.
Efraín Hilario
Efraín H. Mariano
05 mayo 2014 8:54
[Bloomberg] El dato no sugiere un cambio en el reciente patrón de modestas alzas de empleo. 

[Bloomberg] La falta de empleo sigue afectando en particular a los jóvenes menores de 25 años.

Al parecer las positivas cifras del mercado laboral estadounidense no reflejan con claridad la realidad del sector, aquella que empataría con una recuperación sostenida y ordenada de la economía.

Y es que si bien es cierto que los empleadores crearon 288 mil plazas no agrícolas en el mes de abril, la mayor cantidad de empleos desde febrero de 2012, las cifras subyacentes del reporte laboral denotan otra realidad, una que incluso los miembros de la Reserva Federal no han podido describir.

La sorpresiva caída de la tasa de desempleo en abril, de 6.7 hasta 6.3 por ciento --la más baja desde septiembre de 2008--, lejos de generar optimismo entre la comunidad inversora, generó interrogantes de cómo una economía que viene de un estancamiento en el primer trimestre del año –de sólo un crecimiento de 0.1 por ciento--, puede llevar el nivel de desempleo a mínimos de más de cinco años.

Alan Greenspan, ex presidente de la Fed, ha admitido que ni él mismo podría explicar con exactitud lo que sucede actualmente en el mercado laboral.

​Caída de fuerza laboral


La explicación a priori estaría asociada a la reducción de la fuerza laboral, que contempla a todas las personas que están en edad de trabajar, pero que decepcionados por no encontrar trabajo, abandonan su búsqueda de empleo.

En abril, el número de personas que entraron a la fuerza laboral --ya sea por conseguir un trabajo o iniciar una búsqueda de trabajo– se desplomó a 5.84 millones, la menor cantidad desde noviembre del 2008. De hecho, la reducción de 14 por ciento frente a los 6.79 millones de personas del mes anterior, representó la mayor desde 1995.

Por tal motivo los responsables de la política monetaria estadounidense se han desmarcado de sus propias guías para determinar el primer incremento de las tasas de interés.

El año pasado, incluso, todavía consideraban el nivel de 6.5 por ciento de la tasa de desempleo como el punto de quiebra para comenzar a elevar el costo del crédito, que se mantiene en mínimos históricos desde diciembre de 2008.

Sin embargo, en meses recientes, han dicho que esa guía ha cambiado y que el mercado laboral aún está lejos de los niveles deseados.

Y es que la reducción de la fuerza laboral, más allá de contribuir a bajar la tasa de desempleo, reduce la mano de obra necesaria para contribuir a una expansión sostenida y sólida de la economía, encaminándola sólo a mantenerla de pie y sin ganar impulso.