Mercados

Se desploma influencia de empresas de Slim en IPC

El desliste de empresas del ingeniero Carlos Slim, así como menos acciones en circulación y los precios a la baja, entre los principales causas.
Esteban Rojas
Esteban Rojas / Abraham González
23 noviembre 2015 8:4
ME Carlos Slim

ME Carlos Slim

En los últimos 10 años, la ponderación de las empresas de Carlos Slim al interior del Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) pasó de un máximo de 47.27 por ciento a solamente un 15.83 por ciento, de acuerdo con información de Bloomberg.

El desplome en el peso relativo de las empresas de Slim obedece al menos a cuatro factores, que son el desliste de algunas empresas, un menor número de acciones en circulación de sus compañías, el cambio en los precios de sus acciones y el crecimiento de otras emisoras.
Según analistas, una de las consecuencias de ello es un reacomodo en los portafolios de los inversionistas.

“No se espera que se registre un impacto de corto plazo dentro de los precios de alguna de las emisoras, aunque si un cambio dentro la participación en los portafolios de Afores y Administradores de Fondos”, explicó Gabriel Treviño, analista de Ve Por Más.

“Inversionistas institucionales ‘pasivos’ suelen replicar en sus portafolios la estructura (emisoras y peso) del Índice de Precios y Cotizaciones de manera diaria, por lo que el movimiento en el precio es gradual e implícito”.

MENOS EMPRESAS
En 2005, siete empresas del multimillonario formaban parte del IPC, que eran Telmex, América Móvil, Carso, Carso Global Telecom, Sanborn’s, America Telecom e Ideal, mientras que para este año, únicamente hay tres, que son América Móvil, Inbursa y Carso.

El desliste de Teléfonos de México del Registro Nacional de Valores es el más significativo, pues en 2001 era la de mayor influencia en el índice de la bolsa mexicana, sin embargo, en 2012 salió de la BMV y fue absorbida por América Móvil.

Carso Global Telecom, Telmex Internacional y América Telecom sufrieron la misma suerte que Telmex, tras ser adquiridas por la que ahora es la empresa insignia de Slim.

SE CAE EL FLOATING
A partir de 2012, la metodología para el cálculo de la ponderación de las emisoras en el IPC considera las acciones flotantes o floating, es decir, las acciones disponibles en el mercado para su negociación, lo que excluyó a los títulos en poder de Slim o de sus empresas.

Según la información disponible de Bloomberg, sólo en los últimos 18 meses, el floating de América Móvil pasó de 49.8 a 32.6 por ciento.

Hace 10 años, la mayor parte de las acciones estaba en manos de fondos y grupo financieros, pero ahora sólo Carlos Slim y su familia tienen 25 mil 256 millones de acciones, casi 60 por ciento de la compañía, más lo que está en poder de sus otras empresas.

Y EL PRECIO A LA BAJA
Además de considerar las acciones flotantes, el peso relativo de las emisoras en el IPC se calcula con base en el precio de los títulos, lo que tampoco ha beneficiado a las empresas del magnate.

Sólo en lo que va del año, las acciones de América Móvil e Inbursa cayeron 13.84 y 13.92 por ciento, mientras que el IPC ha ganado 4.36 por ciento.

En los últimos 10 años, la tasa media de crecimiento del IPC es de 9.7 por ciento, mientras que en la empresa de telecomunicaciones el ritmo de incremento es de 6.2 por ciento.

LE GANAN TERRENO
Dentro del cambio en la estructura en los pesos relativos en la muestra del IPC, han ganado terreno particularmente dos emisoras.

La primera es Fomento Económico Mexicano (Femsa), la cual pasó de representar solamente el 2.3 por ciento en 2005 al 12.9 por ciento actual, para disputar la primera posición con AMX.

La segunda, es el caso de Grupo Financiero Banorte al haber pasado de 2.1 a 8.5 por ciento, en el periodo referido.

PERSISTE CONCENTRACIÓN
En la actualidad, solamente siete empresas tiene un peso de 62.59 por ciento, mientras las restantes 28 emisoras tienen el 37.41 por ciento en el IPC.

En los últimos años se han hecho ajustes que permitan equilibrar la participación de las emisoras dentro del IPC.

La legislación vigente establece que ninguna serie accionaria debe tener un peso relativo individual mayor al 25 por ciento dentro la muestra y el conjunto de las 5 series accionarias más grandes tampoco debe sobrepasar un peso relativo mayor al 60 por ciento.