Rincón del Experto: TLCAN no es el fin del mundo
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Rincón del Experto: TLCAN no es el fin del mundo

COMPARTIR

···
Acciones

Rincón del Experto: TLCAN no es el fin del mundo

Las duras demandas de los negociadores de la administración Trump, parecen importantes, pero poco relevantes para el comercio, y es que afectar al sector exportador mexicano también pegará a las exportaciones estadounidenses.

Joan Domene, gerente de Análisis Económico, INVEX
26/10/2017

La cuarta ronda de negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) cerró con amplias diferencias y con el único acuerdo de ampliar el tiempo para las próximas reuniones.

Sin embargo, la especulación de que el resultado será negativo se ha reavivado y se ha reflejado en el peso mexicano. Parece que el mercado concluye que la resolución será negativa y tan sólo así para México.

Ya sabemos la obsesión del presidente Trump por reducir el déficit de la balanza comercial y lo que eso supone en términos de exportaciones para México. Pero se olvida que aquí perdemos todos.

De momento, el mercado se enfoca en una posición dura de Estados Unidos sobre algunos aspectos importantes, pero poco relevantes en cuanto a comercio: cláusula de caducidad y reglamento de mediación.

Incluso el tercer punto, las reglas de origen que exigen un mayor porcentaje de procedencia estadounidense en los automóviles, es tan solo cuestión de precio (principalmente para el consumidor estadounidense).

Hay que recordar que la producción manufacturera mexicana ya se hace mayoritariamente con insumos estadounidenses. Un golpe a nuestro sector exportador manufacturero es igualmente negativo para Estados Unidos.

Las alternativas comerciales para Estados Unidos son la de una autarquía (economía autosuficiente) o buscar nuevos socios comerciales.

La primera ya evidenció marcadas deficiencias a lo largo de la historia y no es coincidencia que su implementación correspondiera a los peores momentos de la democracia. La segunda, no asegura la reversión de los déficits.

Estrategas políticos sugieren que las altas demandas estadounidenses buscan presionar a México y Canadá para que mejoren sus ofertas. Pero, el trasfondo es más importante que los medios.

Estados Unidos quiere seguir negociando.

El comercio mundial en la era de la globalización no es un juego de suma cero y lo saben. El TLCAN ha reforzado la especialización, integración y homologación de cadenas productivas. De esto nos hemos beneficiado todos.

Los inesperados Brexit, la misma elección de Trump y el movimiento independentista catalán dejan claro que el mundo a veces toma caminos poco racionales.

Sin embargo, creo poco probable que se elimine por completo el TLCAN o que en todo caso México entre en una recesión profunda por ello. Seguramente terminemos con un TLCAN 2.0 con algunos cambios, aunque no impedirán el sustancial comercio entre ambos países.

,,