Mercados

Nueva bolsa estima tener 50 por ciento del mercado en tres años

El mercado bursátil es pequeño para el tamaño de la economía del país, considera Santiago Urquiza, presidente de Central de Corretajes, holding de la nueva bolsa.
Abraham González
Abraham González
12 noviembre 2015 9:33
bolsa yakarta

(Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- La Bolsa Institucional de Valores (BIVA), cuya aprobación está aún en trámite en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, podría llegar a una participación de mercado de 50 por ciento en los primeros tres años de operación, estimó Santiago Urquiza, presidente de Central de Corretajes (Cencor), el holding de la nueva bolsa.

“Lo que hemos visto en otros países es que (las nuevas bolsas) tienden al segundo o tercer año a tener participaciones iguales. Podríamos esperar que el primer año tuviéramos un 20 por ciento (del mercado) y luego ir creciendo. Si hacemos bien el trabajo podríamos ser una competencia con una participación del mercado a la par”, explicó Urquiza en entrevista con EL FINANCIERO.

Una de las apuestas de BIVA para lograr la meta es atraer a emisores de menor tamaño. Actualmente, el valor de capitalización de las empresas listadas en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) es de 3 mil 166 millones de dólares.

“Si queremos crecer con el número de emisoras, necesariamente tenemos que darle acceso a empresas de otras dimensiones.

El ejemplo es España, en donde el valor de capitalización de sus empresas ronda los 500 millones de dólares, muy inferior al promedio de México”, comentó Fernando Pérez, quien funge como director del proyecto BIVA.

“Claramente necesitamos darle acceso a más emisoras y esa es parte de la propuesta para incrementar la liquidez”.

La última vez que en México hubo más de una bolsa de valores, fue en 1960, cuando se fundó la Bolsa de Guadalajara y, anteriormente, en 1950, con la Bolsa de Monterrey, ambas desaparecidas en 1975.

Según las estimaciones de BIVA, el mercado bursátil mexicano “tiene espacio” para crecer al doble en los próximos cinco años. “Nuestro mercado es pequeño para el tamaño de la economía que tiene México”, explicó Urquiza.

‘FUNGIBILIDAD Y CONTINUIDAD’

Entre los principales beneficios de contar con otra bolsa de valores está la fungibilidad de los valores, explicaron los directivos.
“Todos los valores de contado que actualmente se cotizan en la bolsa se van a poder operar desde el día uno con nosotros: acciones y bonos. Éste es uno de los requisitos indispensables para que haya competencia”, dijo Urquiza.

No obstante, no se tiene contemplada una bolsa de instrumentos derivados.

Otra de las ventajas de una nueva bolsa es la continuidad, pues en caso de que el sistema de una se caiga, la otra seguiría operando.
“Si se llega a caer una bolsa, porque todas tendremos el riesgo de que se caigan, la otra sigue operando. La continuidad es una cualidad muy necesaria”, explicó el directivo.

PRÓXIMA OPERACIÓN
La nueva bolsa de valores comenzaría a operar en un plazo de 12 meses, según se tiene previsto, aunque la aprobación por parte de la SHCP podría llegar a principios de 2016.

Con una plantilla de aproximadamente 80 personas, la apuesta de Santiago Urquiza no es arrancar con un “edificio vistoso en Reforma”.
“Estamos por definir la ubicación. Tiene que ser un edificio con tecnología y con capacidad de conexión a las redes”, puntualizó.

“No va a ser lo que se acostumbraba antes, de tener en Reforma algo muy vistoso”.