Mercados

Inundan de dólares a la BMV: 6 mil 264 millones

El monto se registró en el segundo trimestre del año; no tiene precedentes en la historia financiera del país
Esteban Rojas
Esteban Rojas
26 agosto 2014 5:0
BMV

(Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- Los inversionistas del extranjero se han volcado al mercado de renta variable nacional, lo que explica el crecimiento del Índice de Precios y Cotizaciones durante los últimos meses.

El principal índice de la Bolsa Mexicana de Valores acumula una ganancia de 19.9 por ciento desde sus niveles mínimos del año, registrados el 3 de marzo en 37 mil 950.97 unidades; ayer terminó en 45 mil 504 puntos.

La recuperación del mercado de valores nacional está ligada a una tendencia similar en la bolsa de Nueva York, su indicador guía.

Pero también tiene sustento en una histórica entrada de flujos foráneos; es decir, cuenta con el respaldo de la demanda de inversionistas del exterior, con montos jamás vistos.

Según las cifras de la balanza de pagos publicada por el Banco de México, en el segundo trimestre del año entraron capitales foráneos al mercado de valores mexicano por un total de 6 mil 264 millones de dólares, una cifra jamás vista para cualquier periodo trimestral desde que se registran los montos respectivos (primer trimestre del año 1995).

De hecho, en el primer periodo trimestral del año en curso la entrada de flujos foráneos llegó apenas a la cifra de 281 millones de dólares, lo que significa que los inversionistas del exterior se volcaron al mercado nacional durante el segundo periodo trimestral.

Visto de este modo, la inversión foránea hacia el mercado de capitales mexicano creció 22 veces en el segundo trimestre frente al primer periodo.

Antes del récord mencionado, la cifra más alta que se captó fue por 5 mil 611 millones de dólares, en el cuarto periodo de 2012. Respecto al segundo trimestre del año pasado, la cifra es altamente contrastante; en dicho periodo se registró una salida de capitales por 4 mil 941 millones de dólares, mientras que en este año no sólo se reportó llegada de flujos foráneos, sino incluso a niveles récord.

Los factores del apetito bursátil
Varios elementos contribuyeron para que el mercado nacional se volviera una especie de imán para los flujos foráneos en tan poco tiempo.

Por una parte, la estabilidad de la economía mexicana: el 2 de febrero la calificadora Moody’s llevó el grado de inversión al nivel de las A, el grupo más selecto.

Por otra parte, la inestabilidad global, con flujos que se volvieron más volátiles pero selectivos a la vez.

También, la cristalización de reformas estructurales como las de telecomunicaciones y energética, que fueron una especie de música para los oídos de los inversionistas.