Mercados

Grecia no permite respiro a los mercados; sigue la volatilidad

Las pérdidas bursátiles de ayer fueron marginales en las plazas europeas; sin embargo, el nerviosismo podría incrementarse conforme los plazos se reduzcan y no se llegue a acuerdos.
Efraín Hilario
Grecia

(Bloomberg)

Grecia está convertida en el factor que mueve al mundo financiero, se espera que el ciere de semana su influencia suba.

A cinco días de que concluya el plazo clave, las expectativas de un acuerdo entre Atenas y sus acreedores se diluyen nuevamente.

Ayer, en una jornada larga y de extenuantes negociaciones, las posturas encontradas predominaron y los acuerdos faltaron.

Según fuentes cercanas a las negociaciones, los ministros de Finanzas de la zona euro debatieron hasta altas horas de la noche la última propuesta griega, que incluía cesiones en pensiones e IVA, sin alcanzar un acuerdo tangible, al considerarla carente de profundas reformas.

La noticia diluyó el optimismo reciente de un pronto arreglo de Grecia con sus acreedores, de manera que los mercados hicieron acuse de recibo, por ejemplo, en Europa casi todas las bolsas concluyeron con números rojos, aunque menores a los registrados en otras sesiones.

En esa región el Dax de Alemania perdió 0.62 por ciento y la bolsa de Francia 0.24 por ciento, el Ibex xce España 0.71 por ciento y la propia bolsa griega 0.58 por ciento, por mencionar algunas.

Crónica de un día difícil
Temprano, el primer ministro griego Alexis Tsipras se reunió con los jefes de la troika: Christine Lagarde (FMI), Mario Draghi (BCE) y Jean-Claude Juncker (Comisión Europea), sin alcanzar acuerdos importantes, y sí, desacuerdos pronunciados.

Incluso, Tsipras arremetió contra los acreedores internacionales, después de que éstos rechazaran su lista de medidas económicas.

Las conclusiones de las negociaciones de la jornada del miércoles, serían presentadas el jueves al Consejo Europeo, en Bruselas, donde se tiene previsto que los jefes de Estado y Gobierno de la Unión Europea decidan cuáles serían las propuestas más factibles.

La canciller alemana, Angela Merkel, ha dicho que Grecia debe aprobar al menos algunas de estas acciones previas antes de que esté dispuesta a enviar cualquier propuesta de acuerdo de rescate a su propio Parlamento.

La batalla en el parlamento
Es importante mencionar que cualquier acuerdo necesita la aprobación del parlamento griego, pero el Gobierno de Alexis Tsipras está formado por Syriza, una coalición de izquierda radical, y Anel, la derecha ultranacionalista griega.

Entre ambos cuentan con 162 diputados en un parlamento de 300, donde 151 suman mayoría absoluta.

Además, Plataforma Izquierda, la facción más extrema de Syriza, ya ha mostrado su rechazo a la propuesta de Tsipras y con sus 30 diputados pueden tumbar el acuerdo.

Si eso ocurriera, el primer ministro debería buscar el apoyo de otros partidos, convocar un referéndum, o de plano convocar nuevas elecciones.

Con la recaudación fiscal a la baja, una fuga de depósitos masiva y un vencimiento de mil 540 millones de euros el próximo 30 de junio, la situación de Grecia es especialmente precaria.

Buscarían una prórroga
Ese mismo 30 de junio expira la parte europea del programa de rescate (la del FMI continúa hasta 2016). Si no hay acuerdo, Grecia perdería el derecho a reclamar el dinero pendiente (casi 13 mil millones de euros).

El problema es que técnicamente es imposible cumplir todos los procesos necesarios para que ese dinero llegue antes del 30 de junio, por lo que ya se maneja un default parcial o una nueva prórroga del rescate.