Mercados

Mercados, en un dilema: rentabilidad o seguridad

Los inversionistas se encuentran divididos, pues muestran apetito tanto por acciones globales y monedas emergentes como por los activos de refugio.
Clara Zepeda
Breogan, la computadora de 350 mil dólares para 'mover' la BMV

Un grupo de jóvenes creo Breogan una computadora con la que se puede vender y comprar acciones en automático, cuando la maquina identifica un negocio atractivo. Alberto Sánchez, director general de Gacs, nos habla sobre este proyecto.proyecto.

La elevada incertidumbre mundial en los mercados financieros está empujando a los capitales a una bifurcación, pues no sólo buscan activos con mayores retornos en el mundo, como acciones o monedas emergentes, sino que también están comprando muchos valores refugio, afirmaron analistas.

De acuerdo con Mario Correa, economista en jefe de Scotiabank en México, los mercados están en el proceso de digerir qué es lo que pasó con el Brexit, por lo que hay mucha incertidumbre y eso genera que haya comportamientos diferenciados en los diversos mercados.

“Ha sido un comportamiento diferenciado porque sí veo que hay una búsqueda de refugio después del Brexit y por eso las tasas de los bonos, sobre todo de desarrollados -Estados Unidos, Alemania y Japón— e, inclusive, el incremento del precio del oro sugiere que también hay búsqueda de refugio seguro por parte de los inversionistas.

“Pero para los mercados accionarios resultó muy buena noticia que los principales bancos centrales del mundo dieran señales de que van apoyar si es necesario a los mercados y eso desde luego es la expectativa de que la liquidez se va a mantener elevada y en ese entorno los mercados accionarios tienden a reaccionar positivamente”, explicó Correa.

En los últimos cinco días, el oro repuntó hasta alcanzar un máximo de más de dos años, por arriba de mil 350 dólares por onza, alentado por las expectativas de que las tasas de interés seguirán siendo bajas durante más tiempo, lo que impulsa la demanda del metal como valor refugio

Los bonos del Tesoro a diez años han alcanzado niveles mínimos de 1.44 por ciento, mientras que las tasas de interés en Alemania también observaron bajas (“fligth to quality”) a un nivel mínimo histórico con una tasa negativa de 0.14 por ciento.

Por otro lado, las acciones a nivel global mostraron fuertes repuntes la semana pasada, pues, medidas por el MSCI All Country World Index, ganaron 3.30 por ciento, la mayor desde febrero de este año.

Arturo Espinosa, director de Renta Variable de Santander México, explicó que las bajas tasas de interés y la abundancia de liquidez empujan a los mercados accionarios a la alza. Sin embargo, las elevadas valuaciones han puesto un “techo” a los niveles que pueden alcanzar dichos mercados, ya que sus múltiplos no se pueden expandir indefinidamente y al parecer se encuentran cerca de su límite superior.

Adicionalmente, se han observado tiempo atrás brotes esporádicos de volatilidad que provocan correcciones significativas en los mercados accionarios.

“La mejor estrategia es reducir el nivel de exposición a renta variable cuando los índices accionarios y sus valuaciones se aproximen a niveles máximos y aumentar la exposición a renta variable cuando las correcciones que presenten se reflejen en un abaratamiento de los mismos y por lo mismo en mejores condiciones de entrada. Lo anterior permitirá reducir la minusvalía cuando los mercados se ajusten a la baja y permitirá contar con recursos para comprar a menores precios una vez que la corrección tenga lugar”, recomendó Espinosa.

Lino Marmolejo, gerente de operación de DerFin Gestión Integral en Derivados, sostuvo que ya que ha pasado la turbulencia, los inversionistas aprovechan los movimientos de baja para tomar posiciones largas y en el momento que vaya a subir tomar utilidades.
Bajo un escenario incierto, los inversionistas deberían mantener la cautela, coincidieron.

“Una incertidumbre elevada no es favorable para las decisiones de inversión, consumo y usualmente no lo es para el funcionamiento de los mercados accionarios. La volatilidad implica movimientos a la alza y a la baja. Así que hay que estar pendiente y con una cautela elevada en las decisiones de inversión”, advirtió Correa.