Mercados

Coherencia, señal de la Fed para los mercados


El presidente de la Fed de Atlanta, Dennis Lockhart, aseguró ayer que solamente un cambio drástico en la economía de EU o del mundo, modificará el rumbo de la Reserva, particularmente en lo relativo al calendario del retiro de los estímulos económicos.
Álvaro Montero
Efraín H. Mariano
14 mayo 2014 5:0
NYSE

En el piso del New York Stock Exchange en New York. (Reuters)

CIUDAD DE MÉXICO.-El Banco de la Reserva Federal de Estados Unidos ha mandado en las últimas sesiones por medio de sus principales funcionarios, incluida su presidenta Janet Yellen, señales de coherencia, lo que mantiene con trayectoria alcista e incluso en niveles máximos históricos a dos de los principales indicadores de Wall Street: Dow Jones y S&P500

Ayer las bolsas de valores volvieron a confirmar la visión de que el factor tasas de interés se mantiene como determinante para el desempeño de las bolsas de valores.

El índice industrial Dow Jones marcó un nuevo máximo, en 16 mil 715.44 unidades, luego de ganar 0.12 por ciento; por su parte, el S&P500 ya está prácticamente en mil 900 puntos, ayer terminó en mil 897.45 unidades luego de ganar 0.04 por ciento.

El Nasdaq tuvo un día de toma de beneficios al retroceder 0.33 por ciento y finalizar en 4 mil 130.17 unidades.

También hay indicios de que las plazas latinoamericanas son favorecidas por la postura de la Fed, en un contexto de alta volatilidad financiera global.

De hecho, algunas han revertido la tendencia negativa que reportaban hasta mediados de abril, mientras que otras profundizaron sus beneficios.

La bolsa de Brasil tienen una ganancia de 11.44 por ciento en términos de dólares, la bolsa peruana gana 1.09 puntos porcentuales, la de Colombia 5.13 por ciento, la bolsa chilena sube 1.58 unidades y la de México tiene una pérdida marginal de apenas 0.08 por ciento en términos de dólares, borrando prácticamente las pérdidas acumuladas en el año.

Dennis Lockhart no tiene derecho a voto este año dentro de la Fed, pero sí participa en los debates previos y forma parte de la cúpula del banco que se ha mantenido desde la época de Greenspan; está identificado con las posturas moderadas de la Fed y es proclive a los estímulos monetarios.

El funcionario también indicó que la Fed podría sustituir en los siguientes años la tasa de referencia como herramienta de política monetaria, por otros mecanismos que han probado su eficiencia.
Frente común en la Fed

Los comentarios recientes de los responsables de la política monetaria estadounidense se han apegado al más reciente discurso de la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, en el sentido de que los recortes de estímulos continuarán a pasos mesurados, y que las tasas de interés seguirán bajas mientras sean necesarias.

Los miembros de la Fed evitan ofrecer una expectativa que no empate con el retiro ordenado de estímulos (tapering, por su nombre en inglés) ; también evaden la visión que fomente el aumento de tasas de interés antes de lo previsto.

Para Richard Fisher, titular de la Fed de Dallas, el banco central de Estados Unidos probablemente pondrá fin en octubre a su enorme programa de compra de bonos (Quantitative Easing) y sólo después de eso considerará el momento para elevar las tasas de interés.

“Después tenemos que ver cómo se está comportando la economía, y dónde nos encontramos, para pensar sobre cómo podemos alterar las tasas de interés a corto plazo”, evaluó Fisher.

Dennis Lockhart, titular del banco regional de Atlanta, espera que la economía estadounidense se expanda 3.0 por ciento en este año y que el primer aumento de las tasas de interés se decrete en la segunda mitad del año siguiente.

Lockhart, incluso, señaló que una vez que se concluya con las compras mensuales de bonos y el costo del crédito se eleve, los responsables de la política monetaria deben considerar un nuevo rol para la tasa de interés de fondos federales, ya que en el futuro se corre el riesgo de que dicho indicador pierda la influencia que ahora tiene.

Para Charles Plosser, responsable de la Fed de Filadelfia, el banco debe ser más claro en sus discursos.