Mercados

Acción de Mitsubishi se hunde por segundo día

El escándalo que enfrenta la empresa japonesa por haber manipulado los datos de pruebas para exagerar el ahorro de combustible hundía por segundo día las acciones de la empresa en un 19.42%. El jueves, la empresa cerró en baja de 15.16%.
Reuters
21 abril 2016 9:32 Última actualización 21 abril 2016 10:49
Mitsubishi

(Reuters)

TOKIO.- Las acciones de Mitsubishi Motors se desplomaron por segundo día consecutivo y alcanzaron un mínimo histórico después de que la empresa admitió haber manipulado datos sobre ahorro de combustibles, lo que provocó temores sobre costos de compensaciones y multas.

Los títulos han perdido un tercio de su valor de mercado, o 2 mil 500 millones de dólares, en dos días después de que el sexto mayor fabricante de automóviles de Japón dijo que había manipulado datos de pruebas para exagerar el ahorro de combustible de 625 mil automóviles, situación que el Gobierno nipón consideró como extremadamente seria.

El tema salió a la luz después de que Nissan, que vende un modelo fabricado por Mitsubishi, halló una discrepancia en datos de pruebas sobre eficiencia de combustibles.

El analista de autos de JPMorgan, Akira Kishimoto, estima que la manipulación podría costar a Mitsubishi más de 50 mil millones de yenes (450 millones de dólares), incluyendo pagos a consumidores, el costo de reemplazar piezas automotrices y una compensación a Nissan.

"Además de los costos del escándalo, los efectos secundarios en las ventas mundiales podría ser muy grande", escribió Kishimoto en una nota a sus clientes.

Se trata del segundo mayor escándalo para Mitsubishi después de que hace cerca de 10 años admitió haber escondido defectos en autos en forma sistemática durante décadas, que dio paso al mayor llamado a revisión de autos en la historia de Japón.

Este jueves, las acciones de Mitsubishi no se transaron en toda la sesión debido a una ola de órdenes de venta, lo que a veces ocurre cuando hay noticias particularmente malas para una compañía.

Mitsubishi, que tiene ventas anuales de poco más de un millón de automóviles, es la primera automotriz japonesa en reportar una conducta irregular en sus pruebas sobre economía de combustibles desde que el año pasado se descubrió que la alemana Volkswagen manipuló pruebas de emisión de gases en Estados Unidos y otros países.

: