Enfoques

Prospera no cambiará la realidad de la pobreza en México, dicen expertos

Con la nueva denominación al programa social, se suma una transformación más a la propuesta inicial lanzada por el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari, llamado Solidaridad.
Miriam de Regil
02 septiembre 2014 21:53 Última actualización 03 septiembre 2014 5:0
Más de seis millones de familias dispondrán de alternativas para superar sus carencias. (Archivo/ Cuartoscuro)

Más de seis millones de familias dispondrán de alternativas para superar sus carencias. (Archivo/ Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO. Especialistas en el tema de desarrollo social advirtieron que la transformación del programa Oportunidades en Prospera no cambiará en mucho la realidad de las personas que hoy viven en pobreza en el país, pues aseguraron que lo que se necesita en México es un cambio, pero en la policía económica.

Para Julio Boltvinik, profesor investigador del Centro de Estudios Sociológicos de El Colegio de México (Colmex), lo anterior no está mal, pero no tiene viabilidad, ni futuro. "Me parece un anunció demagógico, ya que no se ha hecho nada en lo que va de este gobierno en materia de desarrollo social", apuntó.

Y aseguró que se han dado a conocer quizás cosas o proyectos, pero ninguno lo han aterrizado en programas operativos con presupuesto. "Esta bien que el apoyo de becas continúe para una carrera universitaria, sólo que sabemos que no existe suficiente oferta de lugares para todos los que quieren entrar a ese nivel. Además, mi vaticinio es que como las prepas que atienden a los que a estaban en oportunidades tienen muy mala formación, cuando los jóvenes quieran pasar a la universidad no va la lograr obtener tan fácil un lugar".

El experto en temas de pobreza, destacó que tampoco está de acuerdo en privilegiar con becas a estos jóvenes por encima de otros que en el país también quieren estudiar.

"Esto de las becas va terminar siendo para unos pocos, y no va cambiar en nada el país. No se puede actuar sólo de un punto, se necesita actuar además del lado económico, pues si tienen mejor educación eso no resuelve sus ingresos como individuos independientes, ya que no hay empleos suficientes. Si la economía no crece, no se genera empleo, y de que sirve esa mayor educación, pues hoy el país esta llenos de jóvenes universitarios desempleados".

Por su parte, Araceli Damián profesora e investigadora del Centro de Estudios Demográficos, Urbanos y Ambientales del Colmex, la política social del actual gobierno es la misma que se ha venido aplicando desde el sexenio de Salinas.

"Lo que sucedió en México y muchos países con las crisis y reformas estructurales fue dar paso a una política para atender grupos vulnerables, y entonces se paso a una cuestión asistencialistas con un programa que sólo ha cambiado de nombre y que es exactamente lo mismo hoy".

Sin embargo, destacó ello no funcionado, pues según el informe de diez años de Oportunidades, mostró que los jóvenes egresados del programa tienen la necesidad de emigrar o tienen que quedar lugar de origen con una estructura de empleo que no les ayuda.

"No hay nada nuevo, es una continuidad de la política que se aplica desde hace décadas. La pobreza es lo más contundente que hay, estamos en los mismos niveles que en 1992 y ello es con los propios parámetros del gobierno; no se ha modificado la condición de vida de los hogares y lo que han hecho es meter algunos programitas, pero para palera algunos problemas".

METAMORFOSIS SEXENAL

El programa Nacional Solidaridad fue el instrumento que el Gobierno de la República durante el gobierno de Carlos Salinas de Gortari en 1988 para emprender una lucha frontal contra la pobreza, cuyas acciones se orientaron principalmente a apoyar la agricultura en zonas de alta siniestralidad y a la diversificación productiva en el campo.

En agosto de 1997, Ernesto Zedillo decidió modificar por completo el principal programa social del gobierno federal, por lo que Solidaridad fue sustituido por el Programa de Educación, Salud y Alimentación Progresa.

Se eliminó la intermediación de comités para la entrega y administración de recursos y se implementó el modelo nuevo de política social del país al entregar de dinero en efectivo a las familias afiliadas al programa siempre y cuando haya constancia de que se envía a los niños a la escuela y toda la familia asiste periodicamente a consultas médicas.

Durante el dos mil, el primer presidente de la oposición, del Partido Acción Nacional (PAN), Vicente Fox decidió mantener en los primeros dos años de su gobierno el programa social que implementó Ernesto Zedillo, pero en marzo de 2002, anunció en Jalisco que Progresa cambiaría de nombre a Programa de Oportunidades y que éste incluiría a los pobres que habitaban en zonas urbanas.

Otra área que se agregó al programa fue el de jóvenes con oportunidades que entregaba un incentivo a los afiliados que terminaban la educación media superior antes de los 22 años.

Oportunidades se mantuvo como el programa social estrella durante la administraron de Felipe Calderón, pero al inicio de la administración de Peña Nieto el programa durante el primer año se mantuvo un tanto congelado hasta ahora que se anunció su transformación a Prospera.