Enfoques

La próxima ola de fármacos contra el cáncer

En 2015, nuevas medicinas podrían prolongar por años en vez de meses la vida de pacientes gracias a que se están alistando drogas inmuno-oncológicas que serán usadas en combinación unas con otras.
Bloomberg
12 enero 2015 22:35 Última actualización 13 enero 2015 5:0
Un total de 374 medicamentos experimentales contra el cáncer se encuentran en ensayos clínicos de etapa intermedia. (Bloomberg)

Un total de 374 medicamentos experimentales contra el cáncer se encuentran en ensayos clínicos de etapa intermedia. (Bloomberg)

Este año, el sector de los medicamentos contra el cáncer dominará la escena farmacéutica.

Si 2014 demostró que la nueva cosecha más prometedora de fármacos oncológicos en generaciones podía funcionar, 2015 traerá una arena abarrotada de participantes donde habrá ganadores y perdedores en un mercado que llegará a valer 30 mil millones de dólares anuales o más en la próxima década.

Los tratamientos, conocidos ampliamente como inmunoterapias o inmuno-oncología (I-O), se dividen en dos categorías principales: medicamentos que ayudan a activar la respuesta inmunitaria, combatiendo los tumores sólidos como el melanoma y el cáncer de pulmón, y tratamientos personalizados que modifican las células inmunes para combatir la neoplasia hematológica.

“Creo que 2015 marcará el fin de la infancia en la historia de la inmunoterapia”, consideró Michael Giordano, director de desarrollo en oncología e inmunología de la farmacéutica Bristol-Myers.

“El 2015 inaugurará una nueva etapa en la que el uso de la I-O se generalizará más allá del melanoma y comenzaremos a ver su aprobación y utilización en tumores grandes”.

Un total de 374 medicamentos experimentales contra el cáncer se encuentran en ensayos clínicos de etapa intermedia, de acuerdo con el informe sobre panorama mundial del IMS Institute for Healthcare Informatics, publicado en noviembre del año pasado.

Eso es más del doble de los medicamentos ensayados para los trastornos del sistema nervioso, por ejemplo. De los fármacos oncológicos experimentales, entre 25 y 30 por ciento son inmunoterapias, de acuerdo con el IMS.

En los ensayos, los medicamentos de Merck & Co. y Bristol-Myers mostraron efectos duraderos en algunos pacientes, los cuales fueron calificados como dramáticos por los oncólogos.

Existe una gran necesidad médica insatisfecha de los pacientes, cuya vida los nuevos tratamientos prolongan por años, en lugar de meses.

Y la recompensa financiera para las farmacéuticas es enorme. Los medicamentos tienen costos anuales de unos 150 mil dólares y se espera que una serie de tratamientos personalizados tengan un costo aún más alto.

ACCIONES AL ALZA

Kite Pharma, Juno Therapeutics y Bluebird Bio han captado el interés de los inversionistas por sus terapias para modificar las células del sistema inmunológico y entrenarlas para atacar cánceres de la sangre, una técnica conocida como CAR.

Los títulos bursátiles de Kite y Bluebird cuadruplicaron y quintuplicaron, respectivamente, su valor en el último año, mientras que las acciones de Juno se han duplicado desde su oferta pública inicial el mes pasado.

Kite planea tramitar la aprobación regulatoria de su tratamiento a fines de 2016, según el portavoz Justin Jackson. Juno tiene previsto presentar una solicitud similar al término de 2016 o principios de 2017, según documentos regulatorios de la farmacéutica.

Bristol-Myers y Merck, por otra parte, están compitiendo para expandir sus fármacos más allá del melanoma. Esperan este año la aprobación de su uso en cáncer de pulmón y están probándolos en tumores sólidos.

TRATAMIENTOS COMBINADOS

También están alistando drogas inmuno-oncológicas que serán usadas en combinación unas con otras. Si bien sus medicamentos sólo han reducido los tumores en aproximadamente el 30 por ciento de la población, las combinaciones pueden ayudar a ampliar su uso.

Pero tendrán competencia. En 2015, AstraZeneca, Roche y Merck podrían publicar datos de nuevos mecanismos del sistema inmunológico, según Seamus Fernández, analista de Leerink Partners.
En los tratamientos combinados, AstraZeneca “ahora ha avanzado de un competidor secundario a un importante contendiente”, dijo Fernández. “El verdadero líder aún está por determinarse.”

Roche cuenta con más de 20 moléculas en su cartera de productos de inmunoterapia en fase de desarrollo y buscará aprovechar esa amplia cartera para diseñar terapias combinadas, dijo en octubre Daniel O’Day, director operativo de la división farmacéutica de Roche.

TRATAMIENTOS BOUTIQUE

Las grandes farmacéuticas también están uniendo fuerzas con las empresas de biotecnología por elaborar tratamientos ‘boutique’ para el cáncer de sangre. Aunque aún hay interrogantes sobre el costo y la escalabilidad de las terapias CAR, las grandes compañías del sector biotecnológico y farmacéutico están lanzándose al ruedo.

Ya se han dado cuatro acuerdos de licencia que suman más de mil millones de dólares, incluyendo un acuerdo entre Amgen y Kite valorado en 525 dólares por terapia, además de las regalías.

Celgene tiene un convenio de 225 millones de dólares por producto con Bluebird Bio; por otra parte, Pfizer ha prometido pagarle de entrada a la francesa ​​Cellectis 80 millones de dólares y pagos escalonados por avances logrados por el orden de los 185 millones de dólares por compartir su programa CAR. Novartis también está trabajando en la terapia.

“Un nuevo pilar de la atención oncológica está ahora firmemente establecido”, escribió Fernández en una nota a clientes el 29 de diciembre.

Ahora que los tratamientos comiencen a salir al mercado y se exploren nuevas combinaciones de fármacos y tipos de cáncer, “las cosas apenas se ponen interesantes,” señaló.

en contra del cáncer