Enfoques

La del padre, una figura en proceso de extinción

En 84 por ciento de los hogares mexicanos monoparentales, la ausencia del papá ya es una realidad, asegura la ONG Think Action Development.
Sandra Marina
15 junio 2014 19:30 Última actualización 16 junio 2014 5:0
Familia monoparental (Archivo)

Actualmente en México 84 por ciento del total de hogares monoparentales no cuenta con la presencia del padre. (Archivo)

CIUDAD DE MÉXICO. Muy distante de lo que sucedía hace unas décadas, actualmente en México 84 por ciento del total de hogares monoparentales no cuenta con la presencia del padre. Su ausencia en las familias podría aumentar si no se valorar el rol que desempeña dentro de la dinámica familiar y se implementan políticas públicas que eviten que abandonen el hogar, sobre todo por causas económicas, consideró Carlos Becerra, especialista de Think Action Development México.

En este sentido, el especialista en terapia cognitivo-conductual reflexionó sobre la importancia de la figura paterna dentro de la familia, no sólo como proveedor material, sino de seguridad, bienestar psicológico, afectivo y social. “Más allá del estereotipo social, de su rol de proveedor, el padre debe ser formador.

“La presencia del padre en el hogar es de vital importancia para un niño, pues la influencia mental y emocional que en él ejerce, le permite al niño construir algo tan esencial como la noción de masculinidad.

Además, agregó, la presencia y compromiso de la figura paterna en la dinámica familiar, no sólo proporciona seguridad y estabilidad a los hijos, sino que moldea el tipo de persona que puede llegar a ser y su percepción y expectativas de las relaciones.

Carlos Becerra comentó que son muchas las causas que han originado el aumento de hogares monoparentales; sin embargo, el tema de la migración es uno de los más preocupantes.

Explicó que en provincia, al no encontrar trabajo y no hallar la forma de sostener su hogar, los padres deciden abandonarlo.

“Son miles de ausencias que afectan la estabilidad emocional y los lazos afectivos de los hijos. La ausencia paterna suele dejar huellas profundas en la psique de un niño y, seguramente, este factor repercutirá en su vida adulta, como en sus relaciones con figuras de autoridad: jefes, maestros, cónyuges, ya sea con miedo, rebeldía, inseguridad, sumisión total, etcétera”.

El especialista de TAD apuntó la necesidad de implementar políticas públicas que contribuyan a evitar que los padres tengan que abandonar a su familia en aras de mejorar su situación económica, “porque ser padre es mucho más que enviar dinero: significa proveer otro tipo de riqueza, una en donde la fortaleza y la estabilidad familiar son valores insustituibles”.

18.5 por ciento son monoparentales: INEGI

De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) casi una quinta parte de los hogares familiares en México, es decir 18.5 por ciento, son monoparentales.

Las entidades que tienen mayor proporción de hogares monoparentales, respecto al total de hogares en el país, son el Distrito Federal, con 24.3 por ciento; Morelos, con 20.3 por ciento, y en tercer lugar Guerrero, con 19.7 por ciento.

Los adultos responsables de un hogar monoparental tienen de 30 a 59 años. Las madres, jefas de familia, son de 15 a 29 años que representan 6.4 por ciento de estos hogares que representan el doble de los hombres jefes de familia.

El origen de las familias monoparentales es porque el padre y madre se separaron, divorciaron o enviudaron.

El INEGI señala que de las jefaturas masculinas y femeninas en los hogares monoparentales, 60 por ciento cuentan con educación básica y 12 por ciento cuentan con estudios de nivel superior.

En España las familias monoparentales, en las que un solo progenitor es responsable único de sus hijos, existen aproximadamente 548 mil 600 estructuras familiares.

En ese país, son las mujeres las que están a cargo del hogar, toda vez que nueve de cada 10 familias monoparentales (un 88.6 por ciento) está encabezada por la figura materna, frente a 11.4 por ciento lideradas por hombres, según el Instituto Español de la Mujer.