Enfoques

Los 'zombis' amenazan un billón de dólares en crudo

En todo el mundo, los proyectos petroleros a futuro están en riesgo de convertirse en inversiones ‘zombis’ tras la drástica caída del 49% de los precios del crudo. 
Bloomberg
18 diciembre 2014 18:46 Última actualización 19 diciembre 2014 5:0
Módulo especial zombis.

Módulo especial zombis.

Después de que los precios del crudo cayeron 49 por ciento en un lapso de seis meses, los proyectos petroleros previstos para el próximo año han entrado en el estatus de muertos vivientes: siguen en pie, pero con pocas esperanzas de un futuro lucrativo. Estos proyectos zombis proliferan en las zonas árticas de aguas profundas y en las arenas bituminosas de Canadá a Venezuela.

En un sorprendente análisis presentado esta semana, Goldman Sachs detectó casi 1 billón de dólares en inversiones en proyectos petroleros futuros en riesgo. Estudiaron 400 de los nuevos yacimientos de petróleo y gas más grandes del mundo (excluyendo el esquisto de Estados Unidos) y encontraron proyectos que representan 930 mil millones de dólares de inversión futura que ya no serán rentables con el crudo Brent a 70 dólares. En Estados Unidos, la fiesta del petróleo de esquisto aún no ha terminado, pero los zombis están asomándose.

La siguiente gráfica muestra el umbral de rentabilidad para los mejores 400 nuevos yacimientos y cuánta producción futura de petróleo representan. Menos de un tercio de los proyectos todavía son rentables con el barril a 70 dólares. Si se truncaran los proyectos no rentables, ello significaría una pérdida de 7.5 millones de barriles diarios de producción en 2025, el equivalente a un 8 por  ciento de la actual demanda mundial.

yacimientos
placeholder

Para empeorar las cosas, los precios del Brent bajaron aún más esta semana, por debajo de los 60 dólares el barril por primera vez en más de cinco años. ¿Por qué? El auge del esquisto estadounidense ha inundado el mercado con nueva oferta, pero la demanda global liderada por China ha disminuido, y hasta ahora los saudíes se han negado a reducir la producción para apuntalar los precios.

No se sabe hasta qué nivel la OPEP está dispuesta a dejar que los precios caigan. El ministro de Energía de los Emiratos Árabes Unidos dijo el 14 de diciembre que la OPEP no recortará la producción ni siquiera si los precios se desploman a 40 dólares el barril. Una guerra de precios podría tardar hasta 18 meses en materializarse, advierte Kevin Book, director gerente en ClearView Energy Partners LLC, una firma de investigación financiera en Washington.

Si los bajos precios se mantienen, sería un serio revés para el auge energético de Estados Unidos. En la tabla de abajo, ClearView muestra la producción petrolera proyectada en cuatro grandes formaciones bituminosas en Estados Unidos: Bakken, Eagle Ford, Permian y Niobrara. La línea azul oscuro muestra hacia dónde se dirigían los niveles de producción antes de la caída de los precios del petróleo. La línea azul claro muestra una nueva realidad, donde el crecimiento de la producción cae 40 por ciento.

desplome del brent

El estudio de Goldman adopta una visión a largo plazo de la financiación de proyectos según evolucione en la próxima década o más. Pero el impacto inicial de los precios bajos puede ser rápido. Tan sólo el año próximo, las compañías de petróleo y gas tomarán decisiones finales de inversión en 800 proyectos por valor de 500 mil millones de dólares, apunta Lars Erik Nicolaisen, socio de Rystad Energy con sede en Oslo. Y advierte: si el precio del petróleo promedia los 70 dólares en 2015, dejarán de invertirse 150 mil millones de dólares en la exploración de petróleo y gas a nivel mundial.

Si el próximo año el precio del petróleo ronda los 65 dólares por barril, podría desencadenar la mayor caída en décadas en el financiamiento de proyectos, según un análisis de Sanford C. Bernstein emitido la semana pasada.

Una pausa en la exploración y el desarrollo puede parecer una buena noticia para los inversionistas preocupados por el cambio climático. Durante años una minoría han venido alertando sobre la posibilidad de que billones de dólares de activos sin explotar puedan encallar debido a las políticas climáticas y la mejor eficiencia energética. Los desafíos que hoy enfrenta la industria dedicada a la explotación del petróleo pueden ofrecernos una idea de lo que está por venir.

No obstante, estos precios impulsados por la sobreoferta no pueden permanecer bajos por siempre. La producción de petróleo no se ha desacelerado aún, pero a medida que los proyectos zombis se queden sin fondos, veremos una ralentización. Así es como funciona el ciclo del mercado del petróleo: los precios bajan, luego la producción también baja, lo que hace subir los precios de nuevo. Mientras más dure este punto muerto, más zombis languidecerán y más abrupta será la subida de los precios.