Enfoques

Confirman amplio potencial terapéutico del Agave azul

Entre sus múltiples beneficios destacan que contribuye a reducir altos niveles de colesterol y glucosa; además, induce la producción de reguladores del apetito. Investigadores afirman que hay un mundo inexplorado en esta cactácea.
Rosalía Servín
14 abril 2014 19:32 Última actualización 15 abril 2014 5:0
Agave Azul BLOOMBERG

La cactácea Agave tequilana weber se ha convertido en objeto de estudio de los científicos debido a sus amplias propiedades. (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO. Nuestro país es reconocido por su riqueza natural, en su territorio se concentra el 10 por ciento de la flora mundial, que representan 25 mil especies de plantas, la mitad de las cuales poseen propiedades medicinales.

Pero así como son conocidas las bondades de muchas plantas nativas del país, existen otras inexploradas que han demostrado un alto potencial terapéutico, y otras más cuyos beneficios han resultado ser mayores a los ya conocidos.

Tal es el caso del Agave, una planta de la que se conocían sus cualidades antiinflamatorias, antimicrobianas y de reforzamiento del sistema inmune o para reducir el colesterol, pero que ahora se confirma que tiene otras propiedades.

En entrevista con EL FINANCIERO, la doctora Mercedes Guadalupe López Pérez, investigadora del Cinvestav unidad Irapuato, comenta que, junto con un grupo de trabajo, han encontrado “un mundo inexplorado” del Agave tequilana weber, variedad azul.

Esta cactácea almacena unos compuestos que se llaman fructanos, que en el mundo comercial de los azúcares se conocen como inulina y que no es más que fibra soluble que se utiliza como prebiótico, alimento específico para la multiplicación de bacterias buenas del intestino grueso, explica.

Experimentaron, primero, en ratones sanos a los que engordaron para comprobar su hipótesis, descubriendo que al alimentar a esos roedores con fructanos de agave, disminuyeron notoriamente sus niveles de glucosa, colesterol y triglicéridos, además de aumentar la producción de la hormona GLP -1 (Incretina), responsable de regular el apetito.

“Entonces al bajar glucosa en sangre pensamos en los diabéticos, al bajar colesterol en los que padecen problemas cardiovasculares y al regular la hormona del apetito pensamos en la obesidad”, señala la doctora López Pérez al abundar que aunque muchos laboratorios se han interesado en su investigación, al no poder garantizar la existencia de Agave todo el tiempo, no han logrado consolidar la inversión, por lo que se han visto en la necesidad de explorar con otros tipos de la cactácea para evaluar sus aportaciones a la salud.

Estudia IPN planta tabasqueña

Otra planta que ha demostrado novedosos beneficios es la Kalanchoe flammea, una planta endémica de Tabasco, que ha demostrado tener propiedades para el tratamiento del cáncer de próstata.

La investigación corre a cargo del ingeniero bioquímico Iván Arias González, graduado del doctorado en Ciencias en Biotecnología de la Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía del Instituto Politécnico Nacional, quien analizó diferentes extractos de la planta, encontrando metabolitos que pueden estimular la muerte de las células malas.

En este tipo de cáncer en particular se ha observado que las células prostáticas, evaden la muerte celular natural, conocida como apoptosis, y los pacientes desarrollan resistencia a los tratamientos.

Por tal motivo encontrar metabolitos secundarios que estimulan la apoptosis e inhiben la proliferación de las células malas, es un recurso importante para generar nuevos compuestos anticancerígenos prostáticos, y más aún, sin dañar las células sanas.

La UNAM ha realizado también investigaciones con el Toronjil, una planta en la que ahora se están observando efectos sedantes.

“Dentro de la herbolaria tradicional hay muchos toronjiles, pero nosotros hemos trabajado con cuatro especies: el blanco, el morado, el chino y el de monte, que la medicina tradicional recomienda contra lo que conocemos como enfermedades etnobotánicas”, indicó Mariano Martínez Vázquez, investigador del Instituto de Química.

En sus investigaciones están observando efectos sedantes en ratones, por lo que ahora pretenden encontrar el camino por el que actúan estos compuestos, que todo parece indicar es a través del ácido gamma-aminobutírico (GABA, por sus siglas en inglés), que es un neurotransmisor inhibidor, que podría ser el facilitador de la acción de esta planta.

Otros científicos del Cinvestav, trabajan en la producción de proteínas que resultan indispensables para la salud humana, como la insulina, la hormona del crecimiento y el virus del Papiloma Humano, a partir de legumbres y producir “vacunas comestibles”.

Además de explorar también el área de los fitofármacos (extractos naturales de plantas medicinales que se convierten en fármacos).