Financial Times

Walmart, Verizon y GM se sientan en la mesa digital

Temerosas de que la revolución digital las deje fuera del juego, importantes sumas de dinero han destinado varias poderosas empresas en firmas digitales. 
Richard Waters Financial Times
11 agosto 2016 22:23 Última actualización 12 agosto 2016 5:0
FT. Walmart, Verizon y GM se sientan en la mesa digital.

La magnitud en la diversificación digital parece grande. (El Financiero)

¿Qué tienen en común el mayor minorista, la segunda mayor compañía de telecomunicaciones y la mayor fabricante de automóviles estadounidenses?

Pues que todas ellas han decidido que ya llegó el momento de enfrentar de manera más agresiva a sus poderosos rivales digitales. Y con el fin de apoyar sus esfuerzos, han comprado o hecho grandes inversiones en compañías de Internet que están en peligro de ser simples competidores en sus respectivos mercados.

Suena como una estrategia arriesgada. Pero cada trato parece muy diferente, y es demasiado pronto para descartarlos como maniobras desesperadas de las grandes compañías titulares que temen que la revolución digital las deje fuera del juego.

Walmart, con su compra de la compañía de comercio electrónico Jet.com por 3.3 mil millones de dólares, es la última en unirse a la lucha. Considerar a Jet otro simple competidor puede sonar duro, pues se inició hace apenas un año, con más de 500 millones de dólares en fondos y el objetivo de posicionarse en un indiscutible segundo lugar detrás de Amazon. Sin embargo, al aceptar una venta precipitada, sus inversionistas han optado por una modesta ganancia ahora en lugar de apostarle fuertemente a un modelo de negocio que requiere mucho efectivo y cuya viabilidad aún no se ha probado.

La decisión se produce un mes después de que otra gran compañía titular, Verizon, ganó la subasta de Yahoo. Con esta última jugada, dobló una apuesta previa — la adquisición de AOL — de que podría enfrentar al “duopolio” de la publicidad digital, Google y Facebook. Y a principios de este año, General Motors, el mayor fabricante de automóviles de EU, compró un asiento en la mesa digital con 500 millones de dólares de inversión en el servicio de transporte privado Lyft, enfrentándose a la empresa “startup” para usuarios de Internet más agresiva de la actual generación: Uber.

La magnitud en la diversificación digital parece grande. Sin embargo, en relación con lo que está en juego, las cifras no parecen exorbitantes.

También te puede interesar:

Los ejecutivos no están hechos para la política

Optimismo de los grupos petroleros resulta ser efímero

Superyates magnifican los defectos de los multimillonarios