Financial Times

Una tercera opción para resolver la crisis en Venezuela

Mientras el gobierno de Venezuela aparenta estar dispuesto a conducir al país al desastre, muchos analistas pronostican uno de dos resultados catastróficos.
Jonathan Whealty/ Lucinda Elliott
14 abril 2016 20:37 Última actualización 15 abril 2016 5:0
FT. Una tercera opción para resolver la crisis en Venezuela.

Políticos moderados creen que se puede evitar la falta de pago, si la situación política lo permite. (El Financiero)

Mientras el gobierno de Venezuela aparenta estar dispuesto a conducir al país al desastre, muchos analistas pronostican uno de dos resultados catastróficos.

Por un lado sus líderes tal vez se vean forzados a aceptar el incumplimiento debido a las deudas impagables del país, hundiéndolo aún más en el caos y el conflicto civil; o tal vez se aferren al poder, posponiendo el día de saldar cuentas, incrementando los problemas para el futuro.

Es una elección extraordinariamente lúgubre para el país con las mayores reservas de hidrocarburos comprobadas en el mundo y es un testimonio, dicen muchos, de años de malos manejos políticos y económicos.

Pero posiblemente exista una tercera opción; una que, aunque poco probable, podría representar una de las últimas oportunidades que tiene Venezuela para permanecer solvente.

Una delegación de políticos y economistas moderados está visitando EU y el Reino Unido este mes con esperanzas de convencer a los banqueros, inversores y otros que el incumplimiento no es inevitable ni deseable.

Es un reto inmenso. La crisis ha exacerbado las divisiones políticas en Venezuela. Los productos esenciales desde leche hasta medicamentos no existen. El desempleo y los delitos violentos son endémicos. Las tensiones han alcanzado un punto crítico.

Lo que esperan Orlando Ochoa — un economista y asesor independiente en Caracas — y Henri Falcón — un gobernador estatal y exmiembro del partido gobernante PSUV, quién rompió con el expresidente Hugo Chávez en 2012 — es que puedan obtener suficientes promesas de apoyo fuera del país para persuadir a los muchos chavistas disidentes a unirse a la oposición en un gobierno de unidad nacional.

Su plan para salvar al país del incumplimiento es incrementar la producción de hidrocarburos y obtener la inversión necesaria de instituciones multilaterales y socios comerciales como China.

La base del plan es la convicción de que el incumplimiento sería no sólo catastrófico sino innecesario. Venezuela tiene las reservas petroleras más grandes del mundo: 298.3 mil millones de barriles a finales de 2013, según BP Statistical Review. A 50 dólares por barril, sólo la mitad de ese petróleo podría venderse por 7.5 billones de dólares.

Ya que tiene una deuda total de alrededor de 44 mil millones de dólares, incluyendo 30 mil millones de dólares en bonos, PDVSA, la compañía petrolera nacional de Venezuela, está mucho menos endeudada que, por ejemplo, Petrobras de Brasil, que debe 125 mil millones de dólares y que tiene cinco por ciento de las reservas de Venezuela.

Pero aunque Petrobras está sumida en problemas de corrupción en medio de una economía a punto del colapso, los problemas de Brasil palidecen comparados a los de Venezuela.

La inflación, según Ochoa, estaba en 355 por ciento en el año hasta marzo; y esto está basado en los precios oficiales, no en los precios que las personas tienen que pagar por los productos que no pueden encontrar en los supermercados.

De hecho, él asevera, tres cuartas partes de la población en Venezuela está viviendo por debajo del umbral de la pobreza y una gran parte viven en condiciones de “extrema pobreza”, lo cual significa que no tienen suficiente dinero para comprar comida para sobrevivir. El número de personas que viven en condiciones de pobreza se triplicó entre 2012 y 2015.

Ochoa dice que Venezuela necesita tiempo, cerca de dos años, para volver a la normalidad incrementando la producción en PDVSA del nivel actual de alrededor de 2.7 millones de barriles al día a cerca de 3.1 millones de barriles al día para septiembre de 2018, recuperando así la cantidad de producción que se ha perdido en los últimos cuatro años.

Tal vez la mejor oportunidad de éxito para el plan de Ochoa sea que el gobierno simplemente no puede durar mucho tiempo más.

También te puede interesar:

Ciudad de Río ‘prácticamente lista’ para los Juegos Olímpicos

Los brasileños empiezan a clamar: fuera todos

No culpen a los millennials si no se quedan en los trabajos