Financial Times

Surge la violencia en vísperas de las elecciones de Venezuela

Los temores de la esposa del encarcelado líder de la oposición Leopoldo López se están convirtiendo en algo común entre los opositores al gobierno de Nicolás Maduro, afectado por la crisis, conforme una espiral de violencia previa a las elecciones del domingo se apodera de Venezuela.
Andrés Schiapani
02 diciembre 2015 20:8 Última actualización 03 diciembre 2015 5:0
FT. Surge la violencia en vísperas de las elecciones de Venezuela.

Caracas acusada de orquestar el derramamiento de sangre para intimidar a votantes. (El Financiero)

Frente a una imponente estatua de Simón Bolívar, héroe de la independencia de Venezuela en el siglo XIX, Lilian Tintori, esposa del encarcelado líder de la oposición Leopoldo López, se prepara para enviarles un mensaje a los votantes: el gobierno está tratando de matarla, pero ella no va a ceder en su intento de ayudar a “liberar” a su país.

Puesto que se espera que el gobernante Partido Socialista reciba una paliza en las elecciones legislativas del 6 de diciembre, la mujer, quien se ha convertido en una voz líder de la oposición venezolana a pesar de que no busca un cargo, está ansiosa.

“Si me sucede algo, será responsabilidad directa del presidente Nicolás Maduro”, le dice al Financial Times en una entrevista en casa de la familia de su marido en una zona residencial de Caracas. Los temores de Tintori se están convirtiendo en algo común entre los opositores al gobierno de Maduro, afectado por la crisis, conforme una espiral de violencia previa a las elecciones del domingo se apodera de la nación perteneciente a la OPEP y la deja herida por la polarización y el derramamiento de sangre.

En efecto, Tintori dice que Jorge Arreaza, vicepresidente de Venezuela, la llamó este fin de semana para advertirle que estaba en la mira de sicarios y ofrecerle la protección de los servicios de inteligencia que, según ella, la han perseguido e intimidado: “¿Realmente van a cuidarme?”

Arreaza dice que les ha ofrecido a ella y otros protección contra “grupos ultraderechistas” porque tiene información de que son “objetivos, para generar confusión y luego culpar al gobierno”.

Pero muchos culpan al acosado presidente por enviarles su propio fuerte mensaje a los votantes “Hasta la victoria, cueste lo que cueste”, dijo recientemente. “¿Entienden cuando digo ‘cueste lo que cueste’?”

En un país inundado de armas y con la segunda tasa de homicidios más alta del mundo, algunos parecen haber interpretado esto como un llamado a las armas.

En el último y más sangriento de varios incidentes vinculados a la campaña electoral, Luis Díaz, líder de la oposición regional, fue asesinado a balazos la semana pasada en una reunión de campaña celebrada por Tintori en el estado central de Guárico. “Hubo una ráfaga de 10 disparos”, dice ella. “Al principio, pensé que también me habían herido”.

El gobierno culpó del tiroteo a la violencia de pandillas; razonamiento irónico dado que un video de la campaña del Partido Socialista muestra a una de las muchas amenazadoras bandas de motociclistas del país diciendo que movilizaría a los votantes a cualquier precio.

Henrique Capriles — el líder de la oposición y gobernador del estado de Miranda quien perdió por estrecho margen las elecciones presidenciales contra el Sr. Maduro en 2013 — afirma que también hubo disparos en una de sus reuniones.

“La violencia se ha extendido tanto aquí, que inevitablemente se ha alcanzado este ámbito político altamente polarizado”, dice Keymer Ávila, sociólogo y criminólogo de la Universidad Central de Venezuela.

“Con órdenes directas o no, algunos matones se han tomado muy en serio el mensaje de Maduro”.

La ONU y gobiernos desde EU y Colombia hasta Brasil — el aliado izquierdista de Venezuela — han condenado la violencia e instado a Caracas a ponerle freno.

Hay pocas señales de que el Sr. Maduro esté prestando atención: cuando Luis Almagro, secretario general de la Organización de los Estados Americanos, se unió al coro de desaprobación, el presidente lo llamó “Sr. Basura”.

En cambio, Julio Borges, un congresista en busca de la reelección con el bloque opositor, Mesa de la Unidad Democrática (MUD), dice que el gobierno está haciendo todo lo posible para intimidar a los votantes disidentes, ya que se enfrenta a perder el poder por primera vez en 17 años. “Esto es parte de su guión violento”, dice.

Tintori señala que las encuestas están alimentando la ansiedad del gobierno. La última encuesta de Datanálisis puso el apoyo a la MUD en un 56 por ciento, con un 37 por ciento para el gobierno. Una encuesta de Venebarómetro sugiere que el 43 por ciento podría votar por la MUD, contra el 28 por ciento por el chavismo.

Los estrategas de la MUD creen que el bloque puede asegurar un margen de victoria de al menos 15 puntos, en medio del descontento por el crimen rampante y una economía devastada, caracterizada por la escasez generalizada y la tasa de inflación más alta del mundo.

También te puede interesar:

México muestra pros y contras del impuesto sobre el azúcar

Amazon muestra nuevo diseño de dron Prime Air

Inversiones en autos clásicos y vinos dejan atrás a Buffett