Financial Times

¿Son necesarios los agentes de bienes raíces?

Aunque los agentes de bienes raíces sean menos reprensibles de lo que pensamos – y menos que la última vez que tuve algo que ver con ellos hace 15 años – esto no responde a la pregunta central.
Lucy Kellaway
07 junio 2015 23:23 Última actualización 08 junio 2015 5:0
FT. ¿Son necesarios los agentes de bienes raíces?

Al comprar y vender casas las personas están pasando por uno de los momentos más irracionales de sus vidas. (El Financiero)

Durante más o menos todo el mes pasado, he pasado mucho tiempo con los profesionales menos favoritos de todo el mundo. Nuestra casa está en venta y estamos buscando casas alternativas para varios miembros de la familia, lo cual significa que todos los días hablo con varios agentes de bienes raíces ya sea para discutir el progreso del proceso de vender nuestra casa, o la posibilidad de pagarle una suma irrazonable para obtener la casa de otro.

Hasta que comenzó este agotador, emocionante y totalmente inquietante proceso, yo hubiera dicho que existían cuatro aspectos negativos de los agentes de bienes raíces. Para empezar, cobran demasiado. Si venden una casa por un millón de libras, 1.52 millones de dólares (podrían ganar 20,000 libras, un buen retorno por tomar algunas fotos y enseñarle casas a unas pocas personas).

Segundo, son víboras engañosas, siempre listas para asegurar a los compradores que hay “mucho interés” en cualquier sótano diminuto, mientras que a la vez les dicen a los dueños que una pobre oferta es lo mejor que van a conseguir. Tercero, tienden a ser densos: vender casas no requiere ninguna calificación particular y este sector atrae a los que son demasiado tontos para ingresar en el mundo de las finanzas o la ley. Y finalmente, destrozan el lenguaje con sus estúpidos y transparentes eufemismos.

Me tomó un par de semanas de asociación con estos tipos repugnantes para darme cuenta que algo estaba equivocado. No eran nada repugnantes. Ninguno de la docena que he conocido, procedentes de varias firmas, ha sido más que ligeramente molesto. En ambos el lado de la venta y de la compra han sido civilizados, suficientemente inteligentes, más o menos confiables y algunos han sido categóricamente agradables. Han llegado a tiempo a todas las citas. Han tratado de no venderme propiedades que son evidentemente inadecuadas.

El equipo que está vendiendo nuestra casa parece cumplir con el trabajo según mis instrucciones. En cuanto al lenguaje, es verdad que una casa que me interesaba con un “jardín privado grande” resultó tener un patio de tamaño medio, pero en general los agentes de bienes raíces no usan las palabras con más ligereza que otras profesiones.

La única verdadera duplicidad es sobre las fotos. La cámara nunca miente – excepto cuando tiene un lente ultra gran angular. En el documento de venta de nuestra casa un sofá para dos personas luce como si pudiera acomodar a ocho.

Aunque los agentes de bienes raíces sean menos reprensibles de lo que pensamos – y menos que la última vez que tuve algo que ver con ellos hace 15 años – esto no responde a la pregunta central. ¿Por qué existen todavía estos agentes? Los agentes de viajes han desaparecido – o están a punto de hacerlo. Los agentes de bienes raíces, quienes eran odiados mucho antes de que Tim Bernes-Lee dejara su afición por los trenes para inventar el World Wide Web, iban a ser los primeros en desaparecer cuando llegara la era del Internet. En vez, está sucediendo lo opuesto: yendo a casa en bicicleta por Islington el otro día conté 17 oficinas de bienes raíces en una sola calle.
No tiene sentido. En otros tiempos uno los necesitaba para que le dijeran lo que estaba en venta. Ahora el Internet se encarga de eso. Google Earth nos dice cómo luce el lugar por fuera; el vendedor puede tomar sus propias fotos; y los videos para mostrar cómo es por dentro. Hasta un niño de ocho años podría calcular el precio, ya que puede buscar en cuánto se vendieron las casas de los vecinos y ajustar el precio como corresponde.

Lo único que sería difícil hacer uno mismo es enseñar la casa, ya que la mayoría de los dueños están fuera durante el día, y en cualquier caso no es agradable oír como los posibles compradores piensan arrancar el linóleo amarillo y el papel pintado William Morris que uno ha instalado recientemente y con tanto amor. Pero hasta esta función pudiera ser fácilmente reemplazada: podría haber un Uber de mostrar casas, quien dejaría entrar a los posibles compradores, cobrando no 20,000 libras, sino un billete de diez la hora.

A pesar de todo esto, cuando se venda nuestra casa, le entregaré una fortuna al agente con sólo un leve resentimiento. La razón por la que ellos existen tiene poco que ver con la lógica. Es porque al comprar y vender casas las personas están pasando por uno de los momentos más irracionales de sus vidas. Nuestra casa no es sólo donde vivimos, pero donde también vive todo nuestro dinero. Es la mayor propiedad y la más sentimental, y hasta las personas más cuerdas pierden el juicio cuando llega el momento de comprar y vender. Cambian de opinión. No saben qué hacer. Se sienten timados. Se rompen las convenciones y todo el mundo se siente violado.

Si el espíritu animal mueve los mercados, el espíritu animal del mercado de propiedades es como una gansa canadiense madre en una furia para proteger a su cría. El mundo allá afuera es demasiado aterrador para hacerlo uno mismo, y nos sentimos agradecidos por los servicios de estos jóvenes bien arreglados que se ponen de nuestro lado.

Y esto es en realidad, creo yo, por qué odiamos a los agentes de bienes raíces. Porque están haciendo algo que pudiéramos hacer nosotros mismos si tuviéramos más confianza, si no le tuviéramos miedo a sumas tan increíblemente enormes, y si fuéramos más juiciosos sobre los lugares donde vivimos.

También te puede interesar

¿Por qué los inversionistas harán préstamos a 100 años?

Precio de los medicamentos contra el cáncer es insano

México suspende reforma educativa clave