Financial Times

¿Qué hay detrás de la retórica de un CEO?

El miércoles pasado fue interrogado durante casi seis horas por miembros del parlamento británico sobre la venta de BHS, los desafortunados pensionistas de la empresa, su situación fiscal y su carácter.
Lucy Kellaway Financial Times
19 junio 2016 19:55 Última actualización 20 junio 2016 5:0
FT. ¿Qué hay detrás de la retórica de un CEO?

Cuando repite una frase deja ver todo lo que se necesita de su carácter. (El Financiero)

Sir Philip Green es, de cierto modo, mi hombre ideal.

El miércoles pasado fue interrogado durante casi seis horas por miembros del parlamento británico sobre la venta de BHS, los desafortunados pensionistas de la empresa, su situación fiscal y su carácter. No pude verlo en su totalidad ya que su grosería se volvió excesiva, así que leí la transcripción en vez. Al considerar sus palabras, divorciadas del mal humor y el carraspeo, se me ocurrió una idea que me incomodó. Sir Philip Green usa el lenguaje como yo quisiera que lo hicieran todos los empresarios.

Sus frases son cortas. Sus palabras son casi todas de una o dos sílabas. A veces su falta de educación formal lo delata, pero por lo demás, es lo más cerca de un ejemplo perfecto que se me ocurre.

En seis horas no hubieron “concesiones claves”, ningún “acercamiento a las partes interesadas”, ni siquiera un “valor añadido”. En vez, así fue como resumió su postura: “Hemos administrado estas empresas apropiadamente. . . Podríamos haber trasladado estas marcas ‘offshore’ y cobrar regalías. No hicimos eso. Podríamos haber huido . No lo hemos hecho. Cuando ganamos dinero, pagamos impuestos aquí”.

En los últimos años he tenido un ídolo lingüístico. Se llama Wan Long y fundó Shuanghui, el mayor productor de carne del mundo. En 2013 leí un artículo sobre él en el Financial Times en el cual dijo: “Lo que hago es matar cerdos y vender carne”. Miré esas palabras boquiabierta con admiración. Nunca he visto una descripción más nítida y clara de lo que hace una empresa. Desde entonces me pregunto al escribir una frase: ¿La aprobaría Wan Long? Si no, la reescribo.

La semana pasada Sir Philip Green sobrepasó a Wan Long y siguió haciéndolo el día entero. Siempre he pensado que una persona que utiliza un lenguaje claro, no tiene dónde esconderse. Yo pensaba que el lenguaje claro promovía la franqueza. Sin embargo, Sir Philip Green estaba dando una de las presentaciones menos francas que jamás había visto.

Esto precipitó una crisis en mi visión del mundo. ¿Querrá decir que no importa si los empresarios usan el lenguaje con claridad o no? ¿Será que un hombre que habla con franqueza no es ni mejor ni peor que uno cuyo discurso es una maraña de “valores añadidos” y “seguimientos adelante”?

Ése no es el caso del Sir Philip Green. No le estaba hablando a un crédulo público estadounidense sino a desconfiados miembros del parlamento. Y no estaba mintiendo.

Mi evidencia para aseverarlo viene del propio Sir Philip Green. “No soy ningún mentiroso”, dijo dos veces, antes de seguir con “No voy a contarles mentiras”, “No voy a contarles ninguna mentira” y “Yo no digo mentiras”.

Para asegurar que todos lo entendieran, comenzó sus comentarios con “para ser honesto con ustedes” o “para ser perfectamente honesto” nueve veces más.

Fue entonces que se me ocurrió que la mejor forma de entender su carácter era buscar las palabras y frases más populares. Una de sus favoritas es “respeto”; no menos de 39 veces alegó tenerles respeto a sus interrogadores. Sin embargo, rara vez se ha manifestado menos respeto en esa sala de comité. Su próxima palabra favorita fue “culpa.” En el curso de su testimonio, Sir Philip Green se negó a culpar a otros 21 veces. “No es mi estilo culpar a otros”, dijo mientras hacía precisamente eso a la misma vez. Al meter el cuchillo, alababa a sus víctimas, hablando de una “periodista encantadora” o “es una dama encantadora”, mientras culpaba a la persona que administraba el fondo de pensiones de BHS.

Pero la frase más popular de todas era “No sé.” Lo que Sir Philip Green no sabía la semana pasada no tenía límite. Pronunció la frase más de sesenta veces.

Entonces, ¿por qué decidió vivir en Mónaco? “Para ser honesto con ustedes, no lo sé. Alguien lo sugirió”. Ahí lo tienen: honradez, ignorancia y la culpabilidad de los demás.

También te puede interesar:

Costoso voto de protesta en pro de la salida del Reino Unido

Clinton supera a Trump en encuestas

Hinchas rusos “bien entrenados” detrás de violencia