¿Por qué Trump tiene un conflicto de alto riesgo con China?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Por qué Trump tiene un conflicto de alto riesgo con China?

COMPARTIR

···

¿Por qué Trump tiene un conflicto de alto riesgo con China?

La necesidad de tomar una línea dura con China es una de las pocas áreas de consenso bipartidista en Washington: es la gran estrella que guía la política comercial de EU.

Financial Times Por Shawn Donnan
08/05/2018
Actualización 08/05/2018 - 4:50
Placeholder block
Por lo tanto, China tiene más poder para hacer lo que quiera en cualquier batalla comercial con EU.Ilustración: Ismael Angeles

Para aquellos que estaban observando el vasto abismo de la brecha comercial entre EU y China que se hizo aparente el viernes, y que siguen en busca de esperanza, sólo hay un factor que considerar. El presidente estadounidense, Donald Trump, ha presentado demandas extremas y ha prometido respuestas extremas anteriormente. Sin embargo, en sus casi 16 meses en el cargo, hasta ahora, rara vez ha cumplido con ellas.

Hasta ahora, el mejor -y el más citado- ejemplo de sus tácticas con respecto al comercio ha sido su serie de promesas reiteradas, y hasta ahora incumplidas, de eliminar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte. Mientras los ministros de EU, Canadá y México se reúnen en Washington el lunes para lo que se ha anunciado como (otro) impulso final para llegar a un acuerdo, vale la pena preguntarse si vale la pena considerar la comparación entre Trump versus China y Trump versus TLCAN.

La comparación implica que, como ya lo ha hecho con respecto al TLCAN, Trump podría luchar abiertamente en un inicio y entonces finalmente doblegarse para realizar un ‘gran trato’. Sin embargo, esto probablemente no sea del todo constructivo por las siguientes tres razones.

Primero, Trump siempre ha estado más aislado con respecto al TLCAN que sobre China. Es difícil exagerar el nivel de oposición de la comunidad empresarial estadounidense y el partido republicano de Trump a sus amenazas de desmantelar el TLCAN; o a muchas de las propuestas de su administración para reescribirlo. Durante gran parte del año pasado, ingresar a la Cámara de Comercio de EU -frente a la Casa Blanca- era como entrar en el cuartel de los guerrilleros. Las reuniones privadas con los republicanos en el Capitolio para discutir la política comercial de Trump parecen confabulaciones con agentes dobles que, en su mayoría, posan para las fotos y sonríen incómodamente en público y planifican todo tipo de sabotaje político a puertas cerradas. Es difícil pensar en una negociación comercial en la historia reciente en la que un presidente haya tenido tan poco apoyo para su agenda en casa.

Sin embargo, cuando se trata de China, ése no es el caso.

La necesidad de tomar una línea dura con China es una de las pocas áreas de consenso bipartidista en Washington en estos días. En la capital de un EU amargamente dividido, todos están de acuerdo en la necesidad de forzar el cambio en Beijing sobre temas que van desde los subsidios estatales hasta la propiedad intelectual y la política de innovación. Es la gran estrella que guía la política comercial de EU.

Segundo, la mayoría de Washington está de acuerdo con la mayoría de lo que Trump quiere hacer en China. Si hubo una crítica común en Washington la semana pasada sobre el enfoque de la administración Trump hacia China, fue sobre sus tácticas. Hubo muy poco desacuerdo sobre los temas importantes, o la lista de denuncias que la administración Trump le presentó a Beijing la semana pasada. La única crítica real fue sobre cómo EU podría lograr que los líderes chinos acordaran abordarlas.

A muy pocas personas en Washington -incluyendo algunos miembros prominentes de la administración- les gusta la idea de escalar y seguir adelante con los aranceles amenazados de hasta 150 mil millones de dólares en importaciones de China.

Pero incluso el número de personas que cuestionan la idea de que se necesita un reequilibrio urgente de la relación comercial y que una reducción del déficit de 337 mil millones de dólares en bienes y servicios con China debería ser una prioridad es cada vez menor. Muy pronto sólo quedarán los eminentes economistas gritando: “¡Los déficits comerciales bilaterales no importan!”.

En tercer lugar, China es un adversario mucho más poderoso que Canadá o México. Es tentador mirar la lista de los principales socios comerciales de EU y compararlos. El comercio total de bienes de EU con China fue de 636 mil millones en 2017 y ascendió a poco más del 16 por ciento de todo el comercio de EU. El valor del comercio total con Canadá y México fue de más de 1.1 billones, o casi 30 por ciento.

Pero podemos decir que probablemente ni Canadá ni México llegarán a ser rivales económicos de EU en un futuro cercano, mientras que China ya lo es.

Eso sólo importa por una razón. Trump y su equipo comercial creen en el arte del apalancamiento. Al amenazar la aplicación de aranceles -un acto de autolesión económica como desmantelar el TLCAN, que cubre más de una cuarta parte de la economía mundial- puedes forzar un acuerdo.

Tanto Canadá como México están diversificando sus relaciones comerciales iniciando o renegociando acuerdos con la UE, por ejemplo. Pero siguen atados a la economía estadounidense y, por lo tanto, son mucho más dependientes de EU que China. Por lo tanto, China tiene más poder para hacer lo que quiera en cualquier batalla comercial con EU.

El optimismo es bueno. También lo es la esperanza. Así que, aunque EU, Canadá y México lleguen a un acuerdo para actualizar y salvar el TLCAN en los próximos días, será difícil tener optimismo o esperanza cuando se trata de la disputa comercial de Trump con China.