Financial Times

Nicaragua construye canal de 50 mil mdd

Nicaragua y el multimillonario chino Wang Jing han iniciado formalmente el trabajo del canal de 50 mil millones de dólares que cruzara la nación centroamericana.
FT. Nicaragua construye canal de 50 mil mdd.

El megaproyecto ha planteado cuestiones internacionales acerca de si alguna vez se terminará, quién realmente lo está financiando y por qué. (El Financiero)

Nicaragua y el multimillonario chino Wang Jing han iniciado formalmente el trabajo del canal de 50 mil millones de dólares que cruzara la nación centroamericana. El megaproyecto ha planteado cuestiones internacionales acerca de si alguna vez se terminará, quién realmente lo está financiando y por qué.

Una fiesta cuidadosamente orquestada se celebró en la plaza principal de Managua, festejando el “gran triunfo” del presidente Daniel Ortega en la realización de un “sueño milenario” de Nicaragua, llena de partidarios ondeando pancartas que decían “Dios bendiga al canal”, mientras se reunieron Wang y otros dignatarios en el antiguo palacio presidencial.

“Nosotros no somos destructores, somos constructores”, declaró el magnate de las telecomunicaciones en un largo discurso transmitido en vivo por la televisión estatal.

Ortega trató de disipar los temores de que la adjudicación de un contrato de 100 años para construir el canal, dos puertos, esclusas y otros trabajos al Hong Kong Nicaragua Development Group (HKND) de Wang cedería soberanía a China.

“Los chinos no han llegado a Nicaragua con fuerzas de ocupación”, dijo el líder revolucionario. “Ellos han venido a compartir sus recursos, sus capacidades, su desarrollo, su tecnología, su ciencia. Esto es lo que han venido a compartir con el pueblo de Nicaragua”.

El canal, que competirá con el Canal de Panamá para el tráfico entre los océanos Pacífico y Atlántico, ha sido criticado como una locura monumentalmente costosa. Los opositores han advertido que destruirá la flora y la fauna, contaminará el prístino Lago de Nicaragua a través del cual el canal se ejecutará, y desalojará a miles de personas de sus tierras sin una indemnización justa.

Wang rechazó las sugerencias e insistió que abrirá una “ruta de la seda marítima del siglo XXI . . . [y] conducirá al pueblo nicaragüense a un futuro más brillante y más feliz. Va a cambiar el modelo de comercio mundial”. Y agregó: “No hay vuelta atrás”.

Una ruta a través de Nicaragua, cuya vegetación y riquezas naturales impresionantes contrastan con su estatus como uno de los estados más pobres de la región, había sido considerada cuando EU asumió los derechos sobre el Canal de Panamá hace un siglo, pero fue descartada por ser demasiado difícil.

El plan HKND, formalmente conocido como el “Gran Canal Interoceánico de Nicaragua”, será tres veces más largo y capaz de manejar buques más grandes que el Canal de Panamá.

Wang, un empresario de telecomunicaciones sin antecedentes para un proyecto tan ambicioso de obras públicas, prometió empleos y prosperidad, así como la compensación de mercado justa para los terratenientes. Ortega dijo que el canal “tiene la capacidad de erradicar completamente la pobreza extrema” en su nación.

Durante la fase de construcción del proyecto, se prevé que se crearán 50 mil empleos y una vez que comience a funcionar el canal, 200 mil empleos.

El canal, sin embargo, promete dividir la nación en más de un sentido.

“Al principio pensé que sería bueno para el desarrollo, ya que tenemos tantos problemas aquí”, dijo Miguel Reyes, un vendedor de comida rápida en la plaza central de Granada, una colorida ciudad colonial popular entre los turistas en las costas del lago. “Pero ahora no estoy seguro. Si trae desarrollo, será genial, pero si se contamina, entonces yo no estoy de acuerdo con el proyecto”.

Carlos Reyes, un consultor ambiental que estaba lustrando sus zapatos en la plaza, replicó que ningún proyecto podría tener un impacto cero, pero que la ruta prevista para el canal había sido elegida y otras cinco eliminadas con el fin de hacer el menor daño posible. “Vamos a ser un país en los ojos del mundo con este proyecto”, agregó.

Reconociendo las críticas y dudas sobre si Beijing estaba financiando el proyecto, Wang prometió transparencia de las licitaciones para el diseño del proyecto, exclusas y obras auxiliares. “No hay trucos aquí, ni mentiras”, dijo. “No vamos a invadir su feliz y tranquila vida”, dijo a los nicaragüenses.

HKND, dijo, completará un estudio de impacto ambiental para el final del primer trimestre del próximo año. Una licitación para el diseño y otra para las exclusas en los extremos este y oeste del canal se llevarán a cabo en el cuarto trimestre, agregó.

La compañía, sin embargo, se ha negado a explicar quiénes son sus promotores, diciéndole al Financial Times sólo que el proyecto ha atraído “mucha atención de capital. La financiación está en marcha. Vamos a publicar los avances en el momento adecuado”.

También, te pueden interesar los siguientes artículos

Cámaras voladoras anuncian la era de la “dronie”

Sobre Cuba, todos están parcialmente correctos

Empresas digitales advenedizas corren riesgo de caer