Financial Times

Microsoft abandona intento de ser líder en ‘smartphones’

El miércoles Microsoft tiró la toalla en su intento de convertirse en un líder en el mundo de los teléfonos inteligentes, asumiendo una reducción de valor por casi toda la cantidad de su adquisición de los teléfonos Nokia y anunciando recortes laborales.
Richard Waters/ Richard Milne
08 julio 2015 20:47 Última actualización 09 julio 2015 5:0
FT. Microsoft abandona intento de ser líder en ‘smartphones’.

La venta de la unidad de teléfonos móviles de Nokia podría ser uno de los mayores casos de “escapismo” en los últimos años. (El Financiero)

El miércoles Microsoft tiró la toalla en su intento de convertirse en un líder en el mundo de los teléfonos inteligentes, asumiendo una reducción de valor por casi toda la cantidad de su adquisición de los teléfonos Nokia y anunciando recortes laborales.

La decisión afectará las ganancias de hasta 8.5 mil millones de dólares, aunado a los 2 mil millones que fueron invertidos en una adquisición fallida en la publicidad digital hace tres años.

También implicará la pérdida de 7 mil 800 empleos, la mayoría de ellos en la división de teléfonos móviles, que fue duramente golpeada cuando se eliminaron 18 mil puestos en toda la empresa el año pasado.

El retroceso marca un cambio por Satya Nadella, director ejecutivo, de la estrategia establecida por su predecesor Steve Ballmer, cuya controvertida decisión de comprar la división de teléfonos de Nokia en 2013 antagonizó a Wall Street y contribuyó a su partida.

Es un repudio de la estrategia de Ballmer de comprar Nokia”, dijo Ken Dulaney, analista de Gartner. Microsoft debería haber adquirido mejor BlackBerry, para centrarse en sus usuarios de negocios estratégicos, añadió.

La compañía recalcitró esta estrategia el miércoles cuando Nadella anunció un estrechamiento en el enfoque de la división de teléfonos para hacer teléfonos para los trabajadores y un número menor de dispositivos “insignia”.

La decisión sobre los teléfonos inteligentes es la más dramática en una serie de movimientos de Nadella en las últimas semanas para eliminar piezas fallidas del negocio que heredó y realinear la gestión. Éstos incluyen la venta de parte del negocio de la publicidad “display”, o en línea, a AOL y la salida de varios altos directivos, entre ellos Stephen Elop, el expresidente ejecutivo de Nokia quien había vuelto a su antiguo empleador con la compra Microsoft.

Los recortes de empleos incluirán a 2 mil 300 de los 3 mil 200 trabajadores restantes de Nokia en su país de origen, Finlandia, añadiendo a una disminución en la industria de la pulpa y el papel que ha llevado a algunos a apodarlo el nuevo “hombre enfermo” de Europa, ya que los niveles de desempleo y la deuda pública han aumentado.

Microsoft adquirió 25 mil trabajadores con la adquisición en abril del año pasado, inflando su plantilla a 128 mil. A finales de marzo de este año había reducido su fuerza de trabajo a cerca de 119 mil empleados.

“En la práctica, esto significa el fin para el negocio de Nokia en Finlandia”, sostuvo Juha Sipilä, primer ministro del país, en una conferencia de prensa convocada apresuradamente el miércoles.

La situación es tan grave para el país, que ha estado en recesión durante los últimos tres años, que el nuevo gobierno de centroderecha ha pedido un presupuesto adicional en septiembre para ayudar a los trabajadores afectados.

Ballmer había esperado utilizar el negocio de teléfonos móviles de Nokia –una vez que el más grande de mundo– para desafiar el dominio de Apple y Google en el software de teléfonos inteligentes. Sin embargo, la proporción de nuevos teléfonos inteligentes que ejecutan Windows cayó aún más el año pasado, a menos del 3 por ciento, según la firma de investigación CCS Insight.

Los teléfonos Windows han tenido éxito en algunos mercados emergentes y los países de Europa, con alrededor del 14 por ciento del mercado en Francia e Italia, y alrededor del 8 por ciento en el Reino Unido y Alemania, según Kantar.

Fueron particularmente populares entre las empresas que buscaban reducir el costo de administrar los teléfonos emitidos a sus empleados, dijo Geoff Blaber, analista de CCS. Sin embargo, es difícil tener éxito con una estrategia centrada en los clientes corporativos porque la mayoría de los trabajadores quieren teléfonos que también puedan utilizar en su vida personal, agregó.

Microsoft dijo que asumirá una amortización de 7.6 mil millones de dólares por la adquisición de Nokia. Su valor al momento de la compra fue de 7.2 mil millones de dólares, pero más tarde fue revalorizada en 9.5 mil millones, incluyendo 1.5 mil millones de dólares en efectivo.

La ciudad de Salo en el oeste de Finlandia es la más afectada por la noticia, donde se espera que la tasa de desempleo aumente a 20 por ciento debido a los recortes de empleos. Conocida como el lugar de nacimiento de los teléfonos móviles en el país, la ciudad ha sido golpeada repetidamente, incluyendo el cierre de la planta de fabricación de teléfonos móviles hace tres años.

Aunque la adquisición de Microsoft fue profundamente impopular en Finlandia, la venta de la unidad de teléfonos móviles de Nokia podría ser uno de los mayores casos de “escapismo” en los últimos años. El negocio restante de la empresa de equipos de telecomunicaciones tiene un buen rendimiento y sus acciones se han duplicado desde la desinversión.

También te puede interesar:

La salida de Grecia dejará frágil al euro

El misterio del aumento del consumo en México

Algunos mensajes de CEOs carecen de precisión