Financial Times

México y los “MINT”: Rentables pero con riesgo

La inseguridad y la violencia que privan en los países MINT, como México, Indonesia y Nigeria, ya no resultan tan atractivos para los inversores internacionales.
Gideon Rachman Financial Times
26 septiembre 2016 20:0 Última actualización 27 septiembre 2016 5:0
FT. México y los “MINT”: Rentables pero con riesgo.

El país además de Indonesia, Nigeria y Turquía tienen problemas, pero pueden emocionar a Inversionistas. (El Financiero)

En 2014, cuando se popularizó por primera vez la idea de los países “MINT”, el acrónimo parecía una ingeniosa manera de atraer capital internacional. Los inversionistas de mercados emergentes estaban familiarizados con los “BRICS”: Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica.

Las naciones MINT: México, Indonesia, Nigeria y Turquía compartían muchas de las características que habían generado primeramente interés en los BRICS: rápido crecimiento económico, grandes poblaciones y grandes clases medias emergentes.

Los escépticos señalaban que había diferencias significativas entre los países MINT. México y Turquía, con un PIB per cápita de más de 10 mil dólares este año, según el Banco Mundial, son mucho más ricos que Indonesia y Nigeria, donde la cifra es de menos de 4 mil dólares. No obstante, la propuesta central — que los países MINT eran importantes mercados con gran potencial — fue muy creíble hace dos años.

Sin embargo, este año los países MINT parecen menos atractivos y las características comunes que los vinculan parecen más problemas que oportunidades. México, Indonesia y Nigeria son todos importantes productores de petróleo en una época de bajos precios del petróleo. La violencia y la inestabilidad política son también titulares en todos los países MINT. Nigeria, Turquía e Indonesia han padecido ataques terroristas islamistas. México también ha sufrido la violencia, pero, en su caso, relacionada con las drogas en lugar del terrorismo. Los dirigentes políticos de las naciones también han sido motivo de crítica. Sin embargo, hay una seria diferencia en la magnitud de los problemas involucrados. Los indonesios se vieron sorprendidos al inicio del año por un ataque yihadista del Estado Islámico en Yakarta que cobró la vida de ocho personas, incluyendo la de cuatro presuntos atacantes. Pero Turquía, que está sufriendo la secuela de la guerra civil de Siria, tiene problemas de terrorismo más graves, algunos han afectado lugares muy conocidos, como el ataque en el aeropuerto de Estambul en junio.

En Nigeria, se estima que Boko Haram ha cobrado más de 400 vidas en 2016 en la guerra y los ataques terroristas. Se considera que casi 250 mil niños sufren de malnutrición en las zonas donde Boko Haram ha perturbado el comercio.

Mientras tanto, la tasa de homicidios en las guerras de las drogas en México también ha aumentado este año y se cree que es de más de 50 muertes al día. Este tipo de estadísticas ha socavado la posición pública del presidente de México, Enrique Peña Nieto, quien ha introducido importantes reformas en los sectores de la electricidad y el petróleo, pero ha ganado muy poca popularidad duradera como resultado de ello. Sus índices de aprobación han caído a niveles mínimos históricos.

En agosto, en un esfuerzo inoportuno por revivir su popularidad, Peña Nieto organizó una reunión con Donald Trump, el candidato presidencial estadounidense famoso por su retórica antimexicana. La reacción contra la visita del Trump provocó la dimisión de Luis Videgaray, el ministro de Hacienda mexicano, a quien se culpó de hacer la invitación. La posibilidad de una presidencia Trump y la crisis que podría provocar en las relaciones mexicano-estadounidenses ensombrecerán cualquier otro tema en México este año.

Los presidentes de Indonesia y Nigeria también han sido criticados. Existen ciertas similitudes entre Joko Widodo (conocido como Jokowi) de Indonesia y Muhammadu Buhari de Nigeria. Ambos llegaron al poder con una reputación de políticos honestos en países corruptos. Ambos han mantenido su reputación de honestidad, pero también han sido acusados de ser administradores mediocres y tímidos reformadores económicos.

La economía nigeriana, que creció en un 10 por ciento en 2010, entró en su primera recesión en 25 años este año. La situación económica de los otros países MINT luce mucho más segura. Se espera que todos registren un crecimiento económico positivo, con un cinco por ciento para Indonesia, aproximadamente el 3.4 por ciento para Turquía y poco más del 2 por ciento para México. Estas cifras aún pueden motivar el interés de los inversionistas que buscan rentabilidad en un mundo de bajo crecimiento.

También te puede interesar:

El arte de defraudar a EU

Trump amenaza al orden global

Macri intenta revitalizar cultura empresarial