Financial Times

México y Colombia se unen a los ‘Cinco Frágiles’

Colombia y México son ahora miembros del grupo de los “Cinco Frágiles” de naciones de mercados emergentes, sustituyendo a India y Brasil, según el análisis de JPMorgan Asset Management.
Steve Johnson
13 agosto 2015 20:59 Última actualización 14 agosto 2015 5:0
FT. México y Colombia se unen a los ‘Cinco Frágiles’.

El dúo latinoamericano es considerado vulnerable al debilitamiento de la confianza de los mercados emergentes. (El Financiero)

Colombia y México son ahora miembros del grupo de los “Cinco Frágiles” de naciones de mercados emergentes, sustituyendo a India y Brasil, según el análisis de JPMorgan Asset Management (JPMAM).

Ambos países latinoamericanos, junto con Turquía, Sudáfrica e Indonesia, son considerados países demasiado dependientes de los flujos de inversión extranjera potencialmente inestables.

Los “Cinco Frágiles” originales fueron aquellos más afectados durante el “taper tantrum” de 2013, cuando los inversionistas extranjeros huyeron de los mercados emergentes. JPMAM identificó la vulnerabilidad de cuatro de los cinco (Sudáfrica, Turquía, India e Indonesia, pero no Brasil) antes de la liquidación masiva.

Pero el grupo estadounidense dice que partes de América Latina se encuentran entre las más expuestas a cualquier repetición de la situación.

Colombia se ha desplomado en la clasificación como resultado de su fuerte dependencia de las exportaciones de petróleo, especialmente para los ingresos del gobierno, y un fuerte déficit por cuenta corriente del 5.8 por ciento, el cual debe ser financiado por el ingreso de capitales.

El peso colombiano se ha desplomado un 36 por ciento frente al dólar en los últimos 12 meses.

“Si usted depende del dinero de otras personas y el precio de su principal producto de exportación disminuye, usted tiene un gran problema”, dijo Andrés García-Amaya, analista de investigación de JPMAM.

México es considerado vulnerable debido a que su índice de cobertura de reservas — sus reservas de divisas divididas por su déficit de financiación (el capital necesario para equilibrar su déficit por cuenta corriente, para reembolsar la financiación a corto plazo y para compensar cualquier agotamiento de la inversión extranjera directa) — es de solamente 1.6 años, mucho menos que los siete años de Rusia, otro exportador de petróleo.

La percibida falta de “margen de maniobra” de México se ve agravada por su tipo de interés real cercano a cero, dejándole poca flexibilidad para recortar las tasas si su economía se debilita aún más.

“México, un país que muchos inversionistas consideran un refugio seguro, ahora se muestra como un mercado emergente de alto riesgo”, dijo García-Amaya.

Turquía y Sudáfrica, ambos con grandes desequilibrios externos e importantes riesgos políticos, siguen siendo los países con más alto riesgo, siendo Turquía — especialmente dependiente de la financiación a corto plazo — el más frágil de todos.

India ha subido en la lista, puesto que el país ha aprovechado las reformas estructurales impulsadas por el primer ministro Narendra Modi y se ha beneficiado en gran medida de los bajos precios del petróleo.

Muchos analistas comparten las conclusiones de JPMAM, pero con algunas diferencias importantes.

Esty Dwek, estratega global de Loomis Sayles, argumentó que Turquía y Brasil — importante exportador de productos básicos con un creciente déficit por cuenta corriente — eran los más vulnerables.

En su estimación siguen Sudáfrica, Indonesia y Malasia, exportador de petróleo cuya deuda pertenece cada vez más a los inversionistas extranjeros y cuyo primer ministro ha sido vinculado a un escándalo de corrupción.

Maarten-Jan Bakkum, estratega principal de mercados emergentes de NN Investment Partners, considera a Sudáfrica, Turquía y Brasil los más frágiles, dados sus déficits externos y el fuerte crecimiento del crédito desde la crisis financiera, seguidos de Colombia, Tailandia, Malasia y China.

“Los países más frágiles son ahora los adictos al crédito”, dijo Bakkum. “La deuda doméstica también es un problema. En Brasil y Tailandia realmente está afectando el crecimiento”.

Por el contrario, Bakkum sostuvo que India, que una vez fue frágil, era ahora un “refugio seguro”, y que Indonesia también había avanzado mucho al desacelerar el crecimiento del crédito, reduciendo así su déficit fiscal y evitando que se amplíe su déficit por cuenta corriente a pesar de que sus exportaciones de productos básicos se han visto afectadas.

También está tranquilo en cuanto a México, a pesar de que opina que muchos inversionistas extranjeros compran bonos mexicanos como un “proxy” para una amplia exposición de los mercados emergentes, lo que podría dejar al país vulnerable a la cada vez más deteriorada confianza de los mercados emergentes.

También te puede interesar:

Oferta mundial de petróleo crece a “velocidad vertiginosa”

El fin de la pesadilla malthusiana

Por qué un banquero infeliz es un mejor banquero