Financial Times

Mark Zuckerberg y la defensa de los ‘dreamers’

Mark Zuckerberg y Tim Cook son sólo algunos de los empresarios en el país que se oponen a la derogación de DACA, que defiende a los 'dreamers' en territorio de EU.
Chloe Cornish
05 septiembre 2017 1:39 Última actualización 05 septiembre 2017 5:0
DACA. (Ismael Ángeles)

DACA. (Ismael Ángeles)

A las 7:30 de la mañana en un soleado sábado, Karina, una administradora de proyectos en Silicon Valley nacida en México, se encontraba en la sede corporativa de Facebook en el Parque Menlo en California, desayunando antes de su clase de boxeo y preocupándose sobre una decisión que se estaba tomando a 5,000 km de distancia.

En Washington DC, el presidente estadounidense estaba deliberando sobre si debiera cumplir con su promesa de campaña de derogar una de las leyes instituidas en la era de Obama que les daba a inmigrantes indocumentados, cuyos padres los habían traído a EU de niños — como Karina — el derecho temporal de trabajar y estudiar en EU.

Pronto, Karina, que tiene 22 años de edad — quien no nos dio su nombre completo por temor a identificar sus padres que son inmigrantes indocumentados — sabrá si será deportada a México, un país que dejó cuando tenía tres años.

“Espero que el presidente tenga compasión y decida que nos podemos quedar aquí”, dice Karina mientras desayuna en un pequeño restaurante. “Ha sido realmente enervante”.

Karina dice que el aparente reblandecimiento de Trump con respecto al tema, según sus comentarios del viernes cuando dijo “amamos a los Dreamers”, no ha aliviado su ansiedad al respecto.

Pero Karina y otros 790,000 ‘dreamers’ que se han beneficiado del plan de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) tienen un aliado local: el empresario multimillonario, Mark Zuckerberg, fundador y director ejecutivo de Facebook.

Zuckerberg ha encabezado la resistencia de Silicon Valley a la posible revocación de DACA, que fue instituida por el expresidente Barack Obama a través de una orden ejecutiva.

El grupo de cabildeo tecnológico FWD.us, cofundado por Zuckerberg, envió una carta abierta al presidente Trump la semana pasada firmada por 384 líderes empresariales, entre ellos Jeff Bezos de Amazon y Tim Cook de Apple.

Zuckerberg, quien ha apoyado a ‘Dreamers’ en la zona este de Palo Alto cerca de la sede de Facebook, donde creció Karina compartiendo una cama con sus padres y su hermano mayor, pidió una solución legislativa permanente para permitir que los ‘Dreamers’ permanezcan en el país.

“Estos jóvenes representan el futuro de nuestro país y de nuestra economía”, publicó en Facebook.

No hay estadísticas disponibles sobre el número de ‘Dreamers’ que trabajan en Silicon Valley, pero Cook tuiteó el domingo que Apple emplea a 250 de ellos.

California ha aprobado a más de 220,000 jóvenes indocumentados para DACA, mientras que Texas, en segundo lugar, ha aprobado a 124,000 de ellos.

Karina, quien trabaja para una compañía de biotecnología, cree que los ‘Dreamers’ como ella son un valioso activo para los negocios tecnológicos.

“Estas empresas realmente valoran una fuerte ética de trabajo. Y los ‘dreamers’ están sobresaliendo a pesar de todos los obstáculos en su camino”, dice.

Ésta no es la única batalla que están librando las empresas de tecnología en contra de la Casa Blanca sobre el tema de la inmigración. Los negocios de Silicon Valley temen que la implementación de regulaciones más estrictas de inmigración podría limitar su acceso al talento que requieren para sus empresas.

Según datos del gobierno analizados por la empresa Collaborative Economics, 57 por ciento de los empleados del sector tecnológico en Silicon Valley nacieron en el extranjero. Sólo 18 por ciento provienen de California.

Pero aunque Karina nació fuera de EU, su vida ha estado estrechamente ligada a la economía de California. De niña, sus padres trabajaban tantos turnos nocturnos — su padre como trabajador en la industria de construcción, su madre haciendo fotocopias para abogados — que Karina pasaba días sin verlos.

Sus esfuerzos finalmente rindieron frutos y pudieron comprar una casa en un mejor vecindario de Menlo Park, pero la perdieron en la crisis inmobiliaria de 2007 y se fueron directamente de regreso a East Palo Alto.

Ella dice que su crianza le ha inculcado los valores esenciales de EU, sobre todo la superación personal a través del trabajo. Ahora su hermano mayor está estudiando contaduría pública, mientras que su hermano de 11 años de edad está interesado en la robótica y ya participa en competencias en la NASA.

“Yo logré completar mis estudios universitarios y conseguí este gran empleo. Es algo que nunca hubiera podido lograr en mi país de origen”, dice Karina. “Eso es lo bello de este país… puedes efectuar el cambio”.

Mientras estudiaba en la universidad, Karina se levantaba a las 5 de la mañana para cuidar a niños cuyos padres tenían que salir temprano al trabajo, algunos en empresas de tecnología; entonces llevaba a otro niño a la escuela antes de ir a sus propias clases en la universidad. Para pagar sus cuentas, también trabajaba para un servicio de limpieza que terminaba a las 10 de la noche.

Pero las encuestas muestran que a muchos estadounidenses les preocupa el tema de la inmigración — 41 por ciento de aquellos entrevistados por Gallup en 2016 dijeron que estaban “muy insatisfechos” por el nivel de inmigración — y que la postura firme de Trump cuenta con un apoyo significativo.

“Las personas que se saltan las vallas y entran a este país ilegalmente no son ‘dreamers’ (soñadores); son delincuentes y deben ser deportados”, escribió la comentarista, Ginger Green, en respuesta al mensaje a favor de los ‘Dreamers’ de Zuckerberg.