Financial Times

57 West: la calle de NY
que atrae a los multimillonarios del mundo

La historia de chinos y rusos ultra-ricos apropiándose de condominios en las ciudades occidentales es una que ya hemos escuchado. Pero durante los últimos años, la recuperación del mercado de su profunda recesión se ha caracterizado por un aumento de la inversión transfronteriza.
Anna Nicolau
30 septiembre 2015 20:34 Última actualización 01 octubre 2015 5:0
FT. Los adinerados globales invierten en propiedades ‘trofeo’.

La avalancha de capital extranjero en las llamadas ‘ciudades de entrada’ está impulsada por una necesidad básica de invertir las grandes cantidades de una manera segura. (El Financiero)

Un paseo por el límite sur del Central Park en Nueva York revela una gran cantidad de información sobre el estado de la propiedad residencial global.

A lo largo de la Calle 59 West la cual cuenta con vistas al parque, se encuentran varias torres residenciales desde las cuales los adinerados financistas de Nueva York disfrutan de las hermosas vistas.

A tres minutos a pie hacia el sur, en la Calle 57 West se extiende una hilera de delgados rascacielos de cristal, muchos de los cuales constituyen la segunda o tercera vivienda de inversores extranjeros.

1
  

Los edificios de la Calle 59 son para los neoyorquinos ricos, mientras que los que están en la Calle 57 - apodada “Billionaires Row” (calle de los multimillonarios) - son para los extranjeros, según lo expresado por ejecutivos de la industria de bienes raíces.

Calle 57 West, NY

“Están a dos cuadras de distancia, pero también están a años luz de distancia”, declaró Andy Gerringer de Marketing Directors, una compañía que se especializa en lujosos desarrollos inmobiliarios en la ciudad de Nueva York.

La historia de chinos y rusos ultra-ricos apropiándose de condominios en las ciudades occidentales es una que ya hemos escuchado. Pero durante los últimos años, la recuperación del mercado de su profunda recesión se ha caracterizado por un aumento de la inversión transfronteriza, con grandes flujos de capital procedentes de Asia, Sudamérica y el Medio Oriente invertidos en las grandes ciudades de EU y Europa.

En un mundo de bajas tasas de interés nunca vistas y de incertidumbre política, los fondos han regresado a los activos fijos, siendo los bienes raíces una inversión favorita para los ahorros de la élite del mundo y una clase de activos más maduros para los inversores institucionales.

La avalancha de capital extranjero en las llamadas ‘ciudades de entrada’ está impulsada por una necesidad básica de invertir las grandes cantidades de una manera segura. Lo que se consideraba en 2006 tan ilíquido y más arriesgado que las acciones o los bonos, es hoy día una “clase de activos primarios”, declaró Stephen Shapiro del grupo de mercados de capitales de JLL en Nueva York.

“Los inversores actuales están diciendo: ‘Prefiero los bienes raíces porque son un activo duro’. Y en una ciudad como Nueva York, son líquidos y las posibilidades de revalorización del capital están cerca del 100 por ciento”, explicó Shapiro.

Las tasas de interés - extremadamente reducidas durante la crisis financiera - se han mantenido cerca de cero en Norteamérica y en Europa; esto ha llevado a una búsqueda global para la obtención de rendimiento que ha favorecido a las acciones y a los bienes raíces.

La recuperación de los precios de las propiedades inmobiliarias ha sido “muy ordenada”, según una nota de investigación escrita por asesores de Green Street en enero. Y mientras que la crisis financiera mundial ocasionó que los inversores a largo plazo se apartaran de las propiedades residenciales, la volatilidad los está atrayendo nuevamente y, en particular, a las que se encuentran en las percibidas “ciudades de refugio”.

En medio de una vehemente campaña contra la corrupción por parte del turbio gobierno chino, de las malas relaciones entre Rusia y el occidente, y de la agitación política en Brasil, la incertidumbre ha llevado a que se invierta dinero en propiedades ‘trofeo’ ubicadas en grandes centros urbanos, los cuales generalmente están protegidos contra las cambiantes tendencias de la economía.


FACTOR CHINO


En EU - lugar de nacimiento de la crisis de las hipotecas de alto riesgo y de la crisis financiera subsiguiente - las ventas de viviendas a compradores extranjeros ascendió de 68 mil millones de dólares en 2013 a 104 mil millones en 2015, de los cuales 28.6 mil millones provinieron de China, según la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios.

Gracias a esta demanda extranjera, los precios de los inmuebles residenciales volvieron a niveles anteriores “veloz y rápidamente”, declaró Gerringer.

La flexibilización china de las restricciones de flujo de capitales ha cambiado las reglas del juego, aseguró Shapiro. La inestabilidad en su país también ha provocado que los chinos adinerados busquen nuevos horizontes más allá de sus fronteras: casi la mitad de los chinos con alto poder adquisitivo estaban pensando en mudarse a un país más desarrollado durante los próximos cinco años, según una encuesta de Barclays realizada en septiembre de 2014.

1
  

Debido a que los precios en los mercados como Hong Kong y Singapur han alcanzado nuevos niveles máximos, los ‘cazadores de casas’ chinos han buscado opciones todavía más lejos, en Sydney, Tokio, Vancouver, Londres, San Francisco y Nueva York.

57 west NY

También te puede interesar: 

Buscan que el TPP quede listo en reunión de Atlanta

La mentalidad que divide a China y EU

Debemos escuchar a neurocirujanos, no a banqueros, sobre cometer errores