Financial Times

Industria petrolera, cerca del fin de una etapa oscura

Un informe revela que las principales firmas petroleras a nivel mundial tendrán un respiro en el próximo año, principalmente en lo que representa a recuperar su inversión.
Andrew Ward Financial Times
19 diciembre 2016 20:8 Última actualización 20 diciembre 2016 5:0
FT. Industria petrolera, en la víspera de ‘dar color’.

El Informe de Wood Mackenzie subraya cómo el recorte del suministro de la OPEP ha elevado la confianza. (El Financiero)

Las principales compañías de gas y petróleo del mundo tendrán un flujo de efectivo positivo por primera vez en tres años en 2017 si el cartel de producción de la OPEP logra mantener el precio del petróleo por encima de 55 dólares por barril.

Ésa es la conclusión de Wood Mackenzie, la respetada consultoría de energía, en un nuevo informe que muestra una industria en la cúspide de la recuperación de las fuertes caídas de ganancias e inversión que ocurrieron cuando los precios del crudo colapsaron en 2014.

Los grandes recortes de costos durante la recesión, junto con una recuperación paulatina de los precios del petróleo, estaban comenzando a aliviar la presión sobre los balances y permitiéndoles a las compañías salir del modo crisis, dijo Tom Ellacott, jefe de investigación corporativa de Wood Mackenzie.

“La mayoría de las compañías de petróleo y gas comenzarán el 2017 sobre una base más firme, después de haber reducido a la mitad el punto de equilibrio del flujo de efectivo para sobrevivir los dos últimos años”, dijo. “Debe comenzar a surgir una mayor evidencia de una recuperación prudente de la inversión”.

No se regresaría al gasto imprudente de la era de los 100 dólares por barril de petróleo, advirtió Wood Mackenzie; la disciplina de capital continuará enmarcando las estrategias corporativas en 2017, pues la mayor parte de los beneficios del aumento de los precios se destinará a reducir la pesada deuda acumulada durante los últimos dos años.

No obstante, el informe anual sobre las perspectivas de la industria dijo que “el año 2016 va a ser el punto más bajo del ciclo de inversión” pues las compañías, ahora más fuertes, empiezan a enfocarse nuevamente en las oportunidades de crecimiento, incluyendo nuevas actividades de exploración y producción, y fusiones y adquisiciones.

La confianza de la industria se ha visto reforzada por el acuerdo alcanzado el mes pasado por las naciones productoras de la OPEP para frenar la producción. Dicho acuerdo hizo que el crudo Brent de referencia alcanzara 57 dólares por barril en las últimas semanas, más del doble de sus niveles mínimos en 12 años a los que había caído el pasado mes de enero.

Los precios sobre 55 dólares serían suficientes para que las 60 grandes compañías de gas y petróleo que cubre el informe generen colectivamente flujo de efectivo positivo —producir dinero suficiente como para cubrir los gastos— por primera vez desde 2014, cuando los precios del petróleo comenzaron a caer.

La recuperación sería encabezada por las compañías independientes estadounidenses de petróleo y gas, las cuales Wood Mackenzie dijo que podrían aumentar la inversión en más de un 25 por ciento si los precios promediaran sobre los 50 dólares por barril en 2017. Sin embargo, las inversiones de grandes grupos internacionales como ExxonMobil y Royal Dutch Shell seguirían cayendo —en un 8 por ciento más— conforme se desaceleran los proyectos que requieren mucho capital aprobados antes del colapso de los precios.

Ellacott dijo que la inversión se centrará en los recursos de menor costo, tales como la Cuenca Pérmica en EU y los llamados campos “presalinos” marinos de Brasil.

“Las fusiones y adquisiciones también ofrecerán una atractiva propuesta de valor para las compañías financieramente sólidas preparadas para adoptar una visión alcista sobre los precios a largo plazo”, agregó. “Las oportunidades de recursos descubiertos de bajo costo y bajo riesgo parecerán atractivas nuevamente. Y las grandes compañías necesitarán esos recursos para garantizar la renovación de la cartera a largo plazo”.

La producción de petróleo y gas de 60 compañías que abarca el informe —incluyendo grandes multinacionales, compañías petroleras nacionales e independientes— aumentaría en un promedio de un 2 por ciento en 2017. Esto marca la mejora de la productividad, dado que el gasto en el desarrollo de nuevos recursos ha caído en más de un 40 por ciento desde 2014.

Es probable que el próximo año surjan nuevos compromisos con las energías renovables conforme las compañías comienzan a posicionarse para una migración a largo plazo de los combustibles fósiles, dijo el informe. Sin embargo, la escasez de capital y la mejora de los rendimientos del petróleo y el gas implicaba que probablemente seguirían siendo “pequeños pasos”.


También te puede interesar:

Trump y su rumbo de colisión con China

Hiperinflación acecha a Venezuela

Una guía de regalos de economistas para Navidad