Financial Times

Guatemala da una lección en la lucha contra la corrupción

La corrupción es un tema explosivo que derriba a políticos e incluso a gobiernos. Esto sucede especialmente en los mercados emergentes, donde las actividades de construcción son más intensas y el Estado de derecho es más débil. Los ejemplos sobran.
Financial Times View
03 septiembre 2015 20:46 Última actualización 04 septiembre 2015 5:0
FT. Guatemala da una lección en la lucha contra la corrupción.

Esto es un hecho extraordinario en un país al que usualmente se le asocia más con la guerra civil. (El Financiero)

Donde exista concreto y construcción, existe corrupción. Es más que una aliteración, es un hecho indiscutible. La industria de la construcción es la industria en la que existen más sobornos, según Transparencia Internacional, el organismo que vigila la corrupción.

Puesto que la construcción es un negocio mundial de 8 billones de dólares, y el cual se pronostica crecerá hasta 15 billones de dólares para el año 2025, hay mucho potencial para la corrupción. La pregunta es: ¿Qué hacer?

La corrupción es un tema explosivo que derriba a políticos e incluso a gobiernos. Esto sucede especialmente en los mercados emergentes, donde las actividades de construcción son más intensas y el Estado de derecho es más débil. Los ejemplos sobran. La iniciativa anticorrupción de China le sigue a un auge de la infraestructura. El gobierno de “delincuentes y ladrones” de Rusia le sigue a un incremento estable del consumo nacional de cemento. En México, el ministro de Hacienda y la esposa del presidente se han visto envueltos en un escándalo por conflicto de intereses que involucra a una compañía de construcción que construyó las casas de ambos. Y en Brasil una investigación por comisiones ilegales relacionadas con la construcción en la compañía estatal Petrobras podría provocar que a la presidenta Dilma Rousseff se le someta a juicio político.

Sin embargo, Guatemala brinda el ejemplo más dramático — y las lecciones más precisas. El miércoles, el Congreso — presionado por manifestaciones callejeras contra la corrupción que han durado meses — tomó una medida sin precedentes de despojar al presidente de inmunidad legal. Otto Pérez Molina, quien insiste que es inocente y quien ahora será sometido a juicio, dimitió.

Esto es un hecho extraordinario en un país al que usualmente se le asocia más con la guerra civil, el genocidio y los narcotraficantes internacionales. Sin embargo, la casi quebrada Guatemala demuestra que los países pueden comenzar a enmendarse a sí mismos, si a las instituciones judiciales se les da el adecuado apoyo doméstico e internacional.

No sólo el Presidente, sino todo el sistema pueden ser corruptos. El Sr. Pérez Molina está acusado de aceptar sobornos de negocios que buscan evadir derechos de aduana. Pero la construcción se encuentra detrás de la mayor parte de la corrupción del país. Un informe de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) respaldada por la ONU, descubrió que la mitad del financiamiento de la campaña para las elecciones de Guatemala viene de empresas que buscan contratos de infraestructura.

Por supuesto, las instituciones de algunos países son demasiado débiles para brindar la supervisión adecuada. Pero en tales casos se puede importar la ayuda. De hecho, ése fue el papel que jugó la CICIG. Fundada en el año 2007 para ayudar al sistema judicial guatemalteco a enfrentar a las bandas criminales que surgieron después de una guerra civil que duró tres décadas, jugó un papel primordial en la investigación de la corrupción.

Está claro que no todos los países necesitan ayuda del exterior. La independencia de las instituciones judiciales brasileñas es la razón por la cual ha avanzado la investigación de Petrobras. Esto ha causado el caos en el gobierno. Pero, a largo plazo, fortalecerá el Estado de derecho y aumentará las inversiones.

Por el contrario, México se encuentra en el medio. Al igual que la mayoría de los países, no desea ayuda exterior. Pero hay dudas de que los procesos judiciales locales sean lo suficientemente robustos. El presidente Enrique Peña Nieto designó a un competente abogado, pero quien también es su aliado desde hace mucho tiempo, para investigar los escándalos relacionados con las casas de su esposa y su secretario de Hacienda; en una decisión que no sorprendió a nadie, el mes pasado dicho abogado exoneró a ambos de cualquier delito.

Ésa es una respuesta muy poco convincente al creciente dilema de la corrupción en el mundo. México, junto con otros países más flagrantemente corruptos, continuará sufriendo de bajas inversiones y poco apoyo del público como consecuencia de todo esto.

También te puede interesar:

Cómo encontrar en Twitter señales sobre la Bolsa

China sufriría una discontinuidad económica

Peña Nieto reorganiza gabinete conforme disminuye apoyo