Financial Times

Bill Gates quiere que los robots paguen impuestos

La innovación en el trabajo puede traer más miedo que alegría, ya que los robots, además de desplazar a los humanos, tienen otra ventaja: no pagan impuestos.
Richard Waters Financial Times
19 febrero 2017 20:2 Última actualización 20 febrero 2017 10:32
FT. Bill Gates quiere que los robots paguen impuestos.

El cofundador de Microsoft sugiere que el dinero debe utilizarse para capacitar a las personas que los robots sustituyan. (Especial)

Los robots tienen al menos una ventaja injusta sobre los trabajadores humanos: no pagan impuestos sobre la renta.

Bill Gates, el cofundador de Microsoft y el hombre más rico del mundo, piensa que eso debe cambiar. Es una idea que hasta ahora ha sido asociada más con los socialistas europeos que con los líderes de la industria de la tecnología, y lo coloca en la inusual posición de apoyar explícitamente la imposición de impuestos para frenar la adopción de nuevas tecnologías.

Gates hizo su fortuna a raíz de la adopción generalizada de las computadoras personales, la cual contribuyó a la eliminación de categorías enteras de trabajadores, desde mecanógrafos hasta agentes de viajes. Pero, en una entrevista con Quartz, sostuvo que puede ser hora de ralentizar deliberadamente el avance de las siguientes tecnologías que afecten los empleos.

“Es muy malo si en general la gente siente más miedo que entusiasmo por lo que pueda causar la innovación”, dijo. “Eso significa que ya la gente no podrá determinar las cosas positivas que puede hacer. Y los impuestos son, sin duda, una mejor manera de manejarla que simplemente prohibir algunos aspectos de ella”.

La idea de utilizar los impuestos para apoyar a la gente que pierde el empleo a causa de la automatización está ganando aceptación en el mundo de la tecnología, pero Gates fue más allá, proponiendo un gravamen directo sobre los robots que podrían coincidir con lo que pagan los trabajadores humanos.

“Ahora, el trabajador humano hace un trabajo por valor de, digamos, 50,000 dólares, en una fábrica, ese ingreso se grava y se obtiene el impuesto sobre la renta, el impuesto de seguridad social, y todas esas cosas”, dijo. “Si un robot viene a hacer lo mismo, se podría pensar que habría que ponerle un impuesto al robot a un nivel similar”.

El dinero extra debería utilizarse para recapacitar a los trabajadores que los robots hayan sustituido, dijo Gates, poniendo en primer lugar a “las comunidades donde esto tiene un impacto particularmente grande”.

Algunos líderes del mundo de la tecnología han insinuado que los clientes de las compañías tecnológicas — más que la propia industria — deben pagar una factura de impuestos más alta. En una reciente entrevista con el Financial Times, Satya Nadella, actual director ejecutivo de Microsoft, dijo: “Cuando alguien reduce los costos, eso significa que, con suerte, se está creando un superávit. Siempre se puede gravar el superávit”.

Gates se hizo eco de esa sugerencia, aunque también adoptó una postura más radical con su arancel sobre los fabricantes de máquinas. “No creo que las compañías fabricantes de robots se vayan a indignar de que pueda haber un impuesto”, dijo. “Está bien”.

También te puede interesar:

Administración Trump pone condiciones a Rusia

Gary Cohn está avergonzando a Goldman Sachs

A análisis vínculos entre Trump y Rusia