Financial Times

En China descubren las compras de segunda mano online

A diferencia del Reino Unido, donde los hipsters abarrotan las tiendas de ropa de segunda mano como las de Brick Lane en Londres, en China la basura de una persona raras veces se considera el tesoro de otra.
Gloria Cheung Financial Times
23 junio 2016 20:39 Última actualización 24 junio 2016 5:0
FT. En China descubren compras de segunda mano en línea.

Sitios como Xianyu toman la iniciativa en cuanto a la reconsideración de las mercancías usadas. (El Financiero)

Jane Zhang se describe a sí misma como una de las personas chinas “adictas a las compras” quienes cada vez más sienten la necesidad de controlar sus deseos compulsivos de comprar en línea.

Recientemente, esta mujer de 26 años de edad procedente de Tianjin descubrió un remedio para su adicción: el comercio electrónico de segunda mano. “Después de ver en Taobao un vestido que me gusta, busco el mismo vestido en Xianyu”, dice. “Por lo general, puedo encontrar uno casi nuevo a un precio más barato”.

Ambos sitios son propiedad de Alibaba, el grupo chino de comercio electrónico. Taobao es el mayor mercado en línea de China, mientras que Xianyu es un mercado de pulgas digital, un concepto nuevo para muchos compradores chinos.

A diferencia del Reino Unido, donde los hipsters abarrotan las tiendas de ropa de segunda mano como las de Brick Lane en Londres, en China la basura de una persona raras veces se considera el tesoro de otra.

En la cultura china, los artículos de segunda mano tradicionalmente se consideran inferiores, aunque estas percepciones están cambiando entre los consumidores más jóvenes y de mentalidad abierta en las grandes ciudades.

“Mi madre se sorprendió cuando le dije que he vendido en línea 210,000 renminbis (31,900 dólares) en mercancía”, dice Shen Jiangan, de 39 años de edad, funcionario público en Hangzhou. “Ella ni pensaría en comprarse las cosas que otra persona ya no desea”. Shen utiliza Xianyu para el comercio de electrodomésticos y dispositivos electrónicos.

Alibaba dice que los oficinistas y los estudiantes menores de 30 años son los principales usuarios de Xianyu. Su volumen de transacciones se ha expandido 15.6 veces desde el año 2014, y ha tenido ventas totales de 170 millones de artículos. Alibaba dijo que este año se invertirían 15 millones de dólares más en la plataforma.

Empresas similares están apareciendo por toda China. Zhuan Zhuan, desarrollada por 58.com que cotiza en la bolsa Nueva York, ha adquirido 3 millones de usuarios en menos de un año. Kong Kong Hu, una aplicación de moda de segunda mano orientada a las mujeres veinteañeras, dijo que había recaudado 18 millones de dólares el año pasado.

Lu Zhenwang, director ejecutivo de Wanqing Consultancy en Shanghái, la cual se enfoca en el comercio electrónico en China, dice que los millennials chinos están modificando sus hábitos de compra. “Les gusta comprar cosas nuevas, pero se aburren rápidamente, por lo que constantemente se están deshaciendo de los productos viejos y buscando algo nuevo”.

Chen Weiye, de 34 años de edad, es el director ejecutivo de Xianyu. Pasó seis años como director de productos de Taobao y admite haber tenido sus dudas cuando la empresa comenzó a operar. “El prestigio es un factor muy importante para las decisiones de consumo en China”, explica.

Para estimular a los usuarios y generar confianza, Xianyu ideó el concepto de “estanques de peces”: miles de comunidades en línea basadas en el interés y la ubicación. Los usuarios hablan entre sí sobre sus aficiones e intereses mientras hacen compras.

Shen dice que le encanta Xianyu porque le da acceso a una comunidad que comparte su amor por los caros sistemas de alta fidelidad.

Zhang dirige un grupo llamado “Thrifty Bride” (la novia ahorrativa). A sus miembros les encanta compartir fotos de sus bodas y lunas de miel en su “estanque de peces”.

“Los accesorios para novias usados y los productos relacionados con las bodas se venden bien”, dice ella, pero señala que los miembros aún se muestran escépticos acerca de los vestidos de novia usados.

Kong Kong Hu también ha construido comunidades para estimular las transacciones. De forma semejante a cómo se navega en Instagram, a los usuarios se les invita a darle “Me gusta” y a “Comentar” sobre los artículos de moda, y a seguirse unos a otros en lugar de ser enviados inmediatamente a la página de pago.

Sin embargo, a pesar de la velocidad de crecimiento de los mercados de pulgas digitales, Lu dice que aún hay problemas. Por ejemplo, los productos falsificados representan un reto. “Tiene que haber una mejor plataforma de autenticidad para verificar los productos”.

También te puede interesar:

Hay un sinfín de razones para pegarle al peso

¿Por qué el Reino Unido debe permanecer en Europa?

México implementa radicales reformas del sistema de justicia