Financial Times

El oficio de crear lenguajes secretos

Series y películas fantásticas como Game of Thrones han impulsado el trabajo de ideolingüista, personas que crean nuevos lenguajes. 
Financial Times
07 marzo 2014 21:13 Última actualización 09 marzo 2014 5:0
Etiquetas
Game of Thrones

Gracias a series fantásticas como Game of Thrones, se ha fomentado la creación de nuevas lenguas.

Cuando era estudiante de lingüística e inglés en la universidad de California, en Berkeley, David Peterson trabajó en la creación de un lenguaje secreto durante dos meses. Se llamaba "Megdevi".

El nombre era una amalgama de su nombre y de Megan, su novia en ese entonces. Una vez satisfecho con sus nuevas palabras y reglas gramaticales, se lo presentó a ella. Fue su gran gesto romántico: un lenguaje privado que podrían utilizar para comunicarse sólo entre ellos.

"No lo usamos”, admite 15 años después. A pesar de que Megan agradeció el esfuerzo, no quería aprender el idioma. "Era demasiado trabajo," él dice.

En aquel entonces pensaba que él había sido la primera persona en crear un lenguaje sólo para sí mismo. "Pensé que había acaparado el mercado y que habría demanda para lenguas inventadas". Más tarde, cuando buscó en Internet, vio que habían legiones de personas como él, manipulando reglas gramaticales y admirando la poesía de sus nuevos léxicos en las salas de chat del mundo entero.

La invención de nuevos lenguajes tiene una rica historia. Algunos tienen un propósito político, como el Esperanto, creado en el siglo 19 para fomentar la paz, o la lengua feminista Láadan, creada en 1982. Otro lenguaje, Toki Pona, utiliza palabras positivas para generar un pensamiento positivo.

Hoy en día Peterson es un "conlanger” (ideolingüista) profesional, el nombre que los que construyen idiomas se dan a sí mismos. El factor que transformó su hobby en un oficio fue el creciente deseo de los productores de cine y televisión por infundir los programas de ciencia ficción y de fantasía con más autenticidad, incluyendo idiomas completamente inventados pero con sonoridades y estructuras naturales. Los aficionados escudriñan las lenguas, y comparten inconsistencias en Twitter y foros de discusión.

La gran oportunidad para Peterson fue Game of Thrones, la fastuosa serie de HBO, que el próximo mes comienza su cuarta temporada. En 2008, después de completar una maestría en lingüística y enseñar inglés en un colegio comunitario, Peterson terminó desempleado. Participó en un concurso establecido por los productores de Game of Thrones para los miembros de la Sociedad de la Creación de Lenguajes, un grupo que él había cofundado, para promover, discutir y deconstruir lenguas inventadas.

El grupo fue invitado a crear un idioma, Dothraki, para la serie. Peterson ganó las dos rondas, la primera, juzgada por sus colegas, y la segunda por los ejecutivos del canal. Y así cambió su vida profesional.

A diferencia de las lenguas con las que había trabajado en el pasado, Dothraki ya tenía algunos conceptos básicos establecidos. George RR Martin, autor de los cinco volúmenes de Song of Ice and Fire, la fantástica saga en la cual se basa la serie de televisión, ya había creado algunas palabras.

Después de analizarlas, Peterson expandió el vocabulario para crear un idioma “natural” que reflejara las preocupaciones de una sociedad feudal con rasgos mongoles. Hay, por ejemplo, siete palabras diferentes en Dothraki para golpear con una espada. Éstas incluyen: "hlizifikh", un golpe salvaje pero poderoso, y "kolverikh", un ataque con una espada de filo recto.

Para principios de la primera temporada, Peterson había creado mil 700 palabras y ahora ha añadido otras 2 mil. Se ha fijado una meta de 10 mil, pero se encuentra ocupado trabajando en otros proyectos de ciencia ficción y fantasía.


Originalmente, el objetivo de Peterson había sido convertirse en un profesor de inglés en la escuela secundaria. Mientras estudiaba en Berkeley, Peterson, quien es mitad mexicano y habla español, estudió diferentes idiomas para su propio entretenimiento: árabe básico y un año de ruso. A sugerencia de su madre estudió lingüística, lo que despertó su interés en la creación de lenguajes.

Una vez que empezó se dio cuenta de que no habría posibilidad de poder parar. "Es adictivo", dice. Siempre ha tenido una visión extremadamente enfocada cuando se trata de sus pasiones personales. Cuando era muy joven, se trataba del dibujo, después de la escritura, hasta que se centró en los idiomas.

El trabajo satisface el lado matemático de su cerebro, dice, cuando trata de "resolver el problema de la comunicación". Pero también es artístico. "Llenar un léxico significa llenar la historia de fondo. No es puramente mecánico".

El momento de transformación para los ideolingüistas fue el Klingon. Marc Okrand, un lingüista, fue contratado para crear un lenguaje para Star Trek III: The Search for Spock que salió en 1984. (Los klingons habían hablado mayormente inglés en la serie de televisión original de “Viaje a las estrellas”).

Más tarde llegó la extravagancia de ciencia ficción de James Cameron: Avatar. El director contrató a Paul Frommer, un experto en lingüística de University of Southern California, para crear el idioma Na'vi hablado por una tribu alienígena de 10 pies de altura.

Los buenos creadores de idiomas, el profesor Frommer dice, tienen un conocimiento profundo de los principios lingüísticos; el conocimiento de una amplia variedad de idiomas; la sensibilidad a la interacción entre el lenguaje, la cultura y el medio ambiente; imaginación; y una idea clara del propósito – cómo y por qué se utilizará la lengua.

Las películas de ciencia ficción y fantasía inspiran una feroz devoción. Algunos aficionados tienen tatuajes que utilizan el sistema de escritura que creó Peterson para la serie de ciencia ficción Defiance. "Me parece increíble", dice.

Los lingüistas profesionales pueden mostrarse bastante desdeñosos con respecto a los ideolingüistas, aunque el profesor Frommer insiste que las ideolenguas “pueden servir como laboratorios para probar ideas acerca del lenguaje”.

Peterson, quien cree que la construcción lingüística debe enseñarse en la escuela, considera que el uso de ideolenguas en la televisión es educativo. “La lingüística está atrayendo a más personas porque están interesadas en mi trabajo."