Financial Times

El logro de Hillary resalta el sexismo en el ámbito laboral

Eventos recientes sugieren que los obstáculos que enfrentan las mujeres en las empresas de tecnología y de medios de comunicación son especialmente difíciles de superar.
Matthew Garrahan Financial Times
28 julio 2016 19:57 Última actualización 29 julio 2016 5:0
FT. El logro de Hillary resalta el sexismo en el ámbito laboral.

Ascenso lento para mujeres especialmente en el sector de tecnología y de los medios de comunicación. (El Financiero)

Hillary Clinton rompió uno de los techos de cristal restantes en el ámbito de la política esta semana, cuando se convirtió en la primera mujer en ser nominada como candidata presidencial de su partido en EU.

Tuvieron que pasar 227 años antes de que una mujer pudiera llegar a este punto en una elección estadounidense y el ascenso de las mujeres en el mundo corporativo ha sido casi igual de lento. Actualmente, hay muy pocas mujeres que desempeñan el papel de director ejecutivo y las mujeres están infrarrepresentadas en los niveles empresariales más altos. Sigue existiendo el sexismo laboral.

Eventos recientes sugieren que los obstáculos que enfrentan las mujeres en las empresas de tecnología y de medios de comunicación son especialmente difíciles de superar.

Cuando Gretchen Carlson, una expresentadora de noticias del Canal Fox News acusó a Roger Ailes de acoso sexual, alentó a otras mujeres a reportar acosos similares realizados por otros ejecutivos. Una mujer le dijo al New York Times esta semana que había temido las consecuencias de presentar sus quejas. “Ésta es una cultura en la que, no necesariamente tienes que aceptarlo, pero tienes que saber manejarlo”, aseveró.

La compañía de Rupert Murdoch, 21st Century Fox, que es propietaria de Fox News, cortó sus relaciones con el Sr. Ailes la semana pasada después de realizar una investigación interna. El Sr. Murdoch y sus hijos, James and Lachlan, ahora tienen dos tareas por delante: reemplazar a Ailes y reformar la cultura de Fox News, que aparentemente se ha vuelto grosera y machista.

Emplear a más mujeres sería un buen comienzo y es una estrategia que deberían implementar todas las empresas de medios de comunicación y de tecnología. Los mayores grupos mediáticos de EU — Walt Disney, Comcast, 21st Century Fox, Time Warner, CBS y Viacom — están encabezados por hombres.

Lo mismo sucede en el sector de la tecnología: Amazon, Apple, Google y Facebook todos tienen un director ejecutivo masculino.

Yahoo!, que está en proceso de ser adquirido por Verizon, es una excepción. Pero la directora ejecutiva Marissa Mayer comentó esta semana sobre cómo sus esfuerzos por reavivar la compañía de Internet habían sido asediados por estereotipos sexistas. Ella cree que su género ha influenciado la cobertura mediática de su tenencia del grupo.

Emplear a más mujeres ciertamente no erradicará el sexismo en el ámbito laboral pero sí sería un buen comienzo. Las empresas de medios de comunicación y de tecnología crean productos y contenido para ambos sexos. Por lo tanto, ¿no deberían emplear a mujeres para dirigirlas?

Hace mucho, la industria publicitaria se percató del hecho de que las mujeres tomaban la mayoría de las decisiones sobre el gasto familiar, y comenzaron a crear mensajes dirigidos a ellas. Sin embargo, las mujeres siguen infrarrepresentadas en las agencias de publicidad, especialmente en las posiciones creativas de alto nivel.

Un grupo llamado 3% Conference ha estado intentando cambiar la situación. Tomó su nombre de la estadística preocupante de hace una década, cuando sólo 3 por ciento de los directores creativos en las agencias de publicidad eran mujeres. Ha tenido cierto éxito: en 2014, ese porcentaje se ha incrementado a 11.5 por ciento.

Pero el ritmo del cambio ha sido muy lento. J Walter Thompson (JWT), la agencia de 152 años ahora propiedad de WPP, recientemente nombró a Tamara Ingram como directora ejecutiva, la primera mujer en ocupar el cargo.

El personal de JWT es 47 por ciento femenino y la compañía cuenta con directoras ejecutivas regionales en Sri Lanka, México y Canadá. Pero la Sra. Ingram le dijo recientemente al Financial Times que no se sentiría satisfecha hasta que la mitad de los puestos directivos de alto nivel estuvieran ocupados por mujeres.

Es la meta correcta. ¿La establecería un hombre? Tal vez. Pero una mujer realmente está implementando el cambio.

También te puede interesar:

La muerte del TPP significaría el fin de la globalización liderada por EU

Aumenta la altura de las personas, pero es desigual

Se acerca la hora de la verdad para Maduro