Financial Times

El himno de Juan Gabriel al México que Trump no conoció

Mientras millones de mexicanos lloran la partida del cantante Juan Gabriel, considerado uno de los máximos exponentes de la música popular, Donald Trump estima que el Divo de Juárez es también un poderoso símbolo en la frontera donde quiere erguir un muro.
Jude Webber Financial Times
31 agosto 2016 20:0 Última actualización 01 septiembre 2016 5:0
FT. El himno de Juan Gabriel al México que Trump no conoció.

El cantante era un símbolo de la frontera que el candidato presidencial de EU quiere bloquear. (El Financiero)

Ha sido una semana intensa en México: el candidato republicano Donald Trump — para muchos en México una figura de odio — decidió hacer una visita sorpresa al país al mismo tiempo que los mexicanos se vieron inmersos en penas por la pérdida de uno de sus íconos, el cantante Juan Gabriel.

Es poco probable que sea “amor eterno”, título de uno de los éxitos más perdurables del cantante y una descripción de los sentimientos de la mayoría de los mexicanos hacia el hombre cuyas canciones cursis fueron la banda sonora de las últimas cuatro décadas.

El contraste entre los dos hombres es sorprendente. Mientras que el rubio personaje político ha asegurado el lugar de México en los titulares con su retórica de campaña sobre una tierra que les roba empleos a los estadounidenses y envía “violadores” al norte de una frontera que ahora debe ser fortificada con una “gran muralla”, el cantante de camisas extravagantes era un ejemplo de la verdadera vida mexicana.

Único en una nación de hombres machos, Juan Gabriel bailaba mientras cantaba baladas a todo pulmón, a menudo acompañado por una banda completa de mariachi. A pesar de que las matronas — quienes lloraban mientras digerían la noticia de su muerte de un ataque al corazón en EU el fin de semana — eran la base de sus aficionados, sus pegadizas melodías fueron favoritas de jóvenes y viejos.

No estaba de moda, pero no necesitaba estarlo. Su carrera de la pobreza a la riqueza lo convirtió en un tesoro nacional. Ningún evento, boda, funeral o celebración de quinceañera — que sigue siendo un rito de paso y una excusa para una gran fiesta — es completo sin algunas canciones de “Juanga” que todos conocen, sin estar conscientes de haber tenido que aprenderlas. No es extraño que el gobierno de México extendiera la alfombra roja y abriera las puertas del Museo de Bellas Artes en la Ciudad de México para pagarle tributo.

“No creo que exista un mexicano que nunca haya cantado alguna canción de Juan Gabriel”, dijo José Carlos Ramírez, un político del Partido Revolucionario Institucional de México.

Juan Gabriel era, sencillamente, una institución. Sean cuales sean sus gustos musicales o estilos de vida, ningún mexicano criticaría al cantante de más de 66 años, más de lo que lo criticaría a su propia madre.

Trump, por el contrario, se ha convertido en la efigie de piñata favorita, una afrenta a millones de personas que tienen familiares al norte de la frontera, tal vez en puestos de trabajo que los trabajadores estadounidenses no quieren hacer, y que dependen de los 24 mil millones de dólares que envían a casa en remesas al año.

Nadie en sano juicio puede ignorar los imponentes problemas de México: el crimen organizado, la corrupción rampante y la enorme desigualdad son algunos ejemplos. Pero la caracterización del candidato republicano de una nación cuyas exportaciones sólo son las drogas y los criminales deliberadamente ignora la realidad de un México del que EEUU depende a través de industrias integradas que sustentan 6 millones de empleos en EEUU.

Siempre he pensado que los países de América Latina, vistos desde lejos, se parecen al Tardis en la serie de televisión británica Doctor Who: un lugar que parece una cosa desde el exterior, y que se abre a una dimensión totalmente nueva en el interior.

Con sus gigantescas carreteras de varios carriles, rascacielos de la ciudad de capital, grandes automóviles norteamericanos, cadenas de comida rápida familiares y las élites educadas o adinerados, el México que Trump está visitando antes de dar a conocer su política de inmigración el miércoles en Arizona puede a veces parecerse mucho a EU. El México amante del mariachi que está de luto por Juan Gabriel es muy diferente, y siente mucho orgullo de serlo.

Desafortunadamente para Trump, Juan Gabriel es también un poderoso símbolo en la frontera donde quiere erguir las barricadas. Nacido en el oeste de México, emigró con su madre cuando era niño a Ciudad Juárez, al otro lado del Río Bravo y de la frontera de El Paso, Texas. Una de las 1,800 canciones que escribió es un himno a la frontera que es “cada vez más unida”, en el que canta, “cómo te maravillarías tú si vinieras”.

¿Tema de reflexión para Trump? Pero afortunadamente para el insolente hombre de negocios, no estará en México el fin de semana, cuando las cenizas de un hombre al que el presidente Barack Obama rindió homenaje por haber “trascendido fronteras” lleguen a Ciudad Juárez. La emotiva despedida promete ser tan importante evento como la visita del Papa Francisco a la frontera a principios de este año.

Los estadounidenses tienen la reputación de hablar sin pensar, pero los mexicanos son los maestros de la ofuscación, por lo que es poco probable que el presidente Enrique Peña Nieto le diga a Trump sin rodeos lo ofensivo que es para todos los habitantes al sur del Río Bravo. Tal vez sólo debería citar el título de la última gira de Juan Gabriel: “México es todo”.

También te puede interesar:

México, asolado por el lento crecimiento y una mayor deuda

Carstens advierte sobre los peligros del proteccionismo

Trabajar en las vacaciones ya no está ‘in’

>