Financial Times

El cielo es el límite para Amazon Web Services

Analistas señalan que AWS conserva una ventaja significativa, tanto en términos de tamaño como de funcionalidad. Microsoft se encuentra en un lejano segundo lugar y Google en un tercer lugar aún más distante.
Eslie Hook
13 abril 2015 19:42 Última actualización 14 abril 2015 5:0
FT. El cielo es el límite para Amazon Web Services.

Si AWS continúa creciendo a su ritmo actual, podría transformar profundamente a Amazon. (El Financiero)

Hace doce años, Jeff Bezos, director ejecutivo de Amazon, autorizó un negocio experimental que arrendaría potencia informática por hora.

Un grupo de sólo 57 personas comenzó Amazon Web Services (AWS), pero se ha convertido en uno de los más valiosos – y menos comprendidos – elementos de la empresa de comercio electrónico más grande del mundo en cuanto a ventas. Si AWS continúa creciendo a su ritmo actual, podría transformar profundamente a Amazon.

“AWS tiene la oportunidad de convertirse algún día en el mayor negocio de Amazon”, dice Andy Jassy, jefe de AWS, refiriéndose a las ventas minoristas anuales por 61 mil millones de dólares de Amazon.

Amazon Web Services básicamente creó el mercado que ahora domina: el arrendamiento de potencia informática por hora, y de almacenamiento de datos por gigabyte. Esto les ha permitido a los profesionales y los empresarios de TI tener acceso a la potencia informática de la misma forma que tienen acceso a la electricidad – como un servicio público. Muchos de los primeros clientes fueron empresas “start-up”, pero hoy la lista incluye a la mayoría de las empresas de Fortune 500, y al gobierno estadounidense, después de haber recibido autorización de seguridad de alto nivel del Pentágono.

A Jassy, veterano de Amazon por 18 años, y quien ayudó a fundar AWS, no le asustan ni siquiera los números aún mayores, y sugiere que el mercado global potencial de AWS, incluyendo los servicios de valor agregado que van mucho más allá de la computación tipo servicio público, es de “billones” de dólares. “Con el tiempo, muy pocas compañías querrán ser dueñas de sus propios centros de datos”, dice. “Toda la computación se está cambiando a la nube”.

Gracias a la ventaja que otorga ser el primero en actuar, AWS tiene una ventaja considerable sobre sus competidores, como Microsoft y Google. Gartner, la consultoría, estima que AWS tiene cinco veces más capacidad de cálculo que los siguientes 14 proveedores de nubes públicas combinados. Sus ingresos anuales se estiman en 5 mil millones de dólares y está creciendo a un ritmo de un 40 por ciento anual.

Lydia Leong, analista de Gartner, dice que AWS conserva una ventaja significativa, tanto en términos de tamaño como de funcionalidad; Microsoft se encuentra en un lejano segundo lugar y Google en un tercer lugar aún más distante. Gartner estima que el mercado total de servicios de nube pública es de 180 mil millones de dólares este año, y llegará a 207 mil millones el próximo año.

Sin embargo, AWS ha llegado a ser tan grande que a veces aparece incómodamente junto al principal negocio minorista de Amazon. La compañía no ha desglosado históricamente la información financiera de AWS, confinándolo a la categoría de “otros negocios”. Esta falta de claridad, y la falta de ganancias para Amazon en su conjunto, ha lastrado la cotización de la compañía, la cual registró un rendimiento inferior en Nasdaq en los últimos 12 meses.

Ésta es una posible razón por la que Amazon comenzará a desglosar las finanzas de AWS a finales de este mes, una medida inusual para una compañía conocida por ser bastante hermética.
Se espera que los números muestren la rapidez con la que han aumentado los ingresos, y cuánto Amazon ha estado apoyando el negocio de capital intensivo que es la construcción de los centros de datos que son la base de AWS.

Los analistas de JP Morgan le han asignado una valoración de 44 mil millones de dólares a AWS, lo que sugiere que representa una cuarta parte del valor total como empresa de Amazon.

Pero AWS enfrenta una creciente competencia, especialmente de Google y Microsoft.

Los desarrolladores dicen que Google podría representar la mayor amenaza directa, ya que se basa en el mismo sistema operativo, Linux, y por su rápida capacidad de conexión de redes. El año pasado, Google también anunció una drástica reducción de precios, lo cual Amazon igualó rápidamente.

La carrera por ganar cuota de mercado probablemente sea cara. El año pasado, Amazon informó que había gastado 4 mil millones en la adquisición de activos mediante arrendamientos financieros, los cuales se destinaron “principalmente” a la infraestructura de AWS, según documentos de la empresa.

Google y Microsoft, con 55 mil millones y 61 mil millones de dólares en efectivo neto, respectivamente, tienen muchísimas opciones.

Los primeros clientes de AWS fueron desarrolladores y empresas “start-up”. Ofrecía simples bloques de construcción para proyectos de computación que les permitían a los usuarios crear un sitio web o probar un programa de software sin tener que comprar sus propios servidores.

Pero el mercado de la computación básica y el almacenamiento de datos es un negocio de bajo margen, y AWS ha trabajado cada vez más para ascender en la cadena de valores y hacia la zona más difícil del software y los servicios empresariales.

También te puede interesar

El ascenso de las impresoras 3D

El proceso de contratación funciona al revés

Economías emergentes tendrán lento crecimiento