Financial Times

¿Deberíamos enfocarnos más o menos en la raza?

Muchas compañías, instituciones y legisladores se han distanciado de etiquetas tales como “negro y de minoría étnica” y en vez, han seguido un enfoque de “ceguera de color”.
Carola Hoyos| Farva Kaukab Financial Times
26 mayo 2016 21:18 Última actualización 27 mayo 2016 5:0
FT. ¿Deberíamos enfocarnos más o menos en la raza?

El giro hacia la “ceguera de color” perpetúa los prejuicios en los trabajadores. (El Financiero)

Las etiquetas étnicas — árabe, negro, latino — son la causa de racismo y de la guerra, dice Richard Williams, conocido también como el rapero estadounidense Prince Ea, en su ampliamente difundido discurso “Estas etiquetas se crearon para dividirnos”.

“Los seres humanos no deben ser identificados por sus etiquetas… Sólo hasta que las retiremos todas y dejemos de pensar y vivir de forma tan mezquina estaremos libres para vernos unos a otros por lo que realmente somos”, dice.

Sus puntos de vista son ampliamente aceptados.

Muchas compañías, instituciones y legisladores se han distanciado de etiquetas tales como “negro y de minoría étnica” y en vez, han seguido un enfoque de “ceguera de color”.

En EU, las universidades han reducido los programas de acción afirmativa, que discriminan en favor de los solicitantes de minorías étnicas. En la ley, la “ceguera de color” se ha vuelto el estándar contra el que se juzgan los actos de prejuicio. Mientras tanto en Europa, las compañías y las universidades están adoptando solicitudes que favorecen la “ceguera de nombres”.

Para sus proponentes, la “ceguera de color” personifica la sociedad post-racial. Pero algunos académicos dicen que es un enfoque mal calculado. Señalan que la elección de Barack Obama como el primer presidente negro en EU no hizo nada para generar una sociedad post-racial, al igual que la elección de Sadiq Kahn como el primer alcalde musulmán de Londres no terminará con el prejuicio racial.

Desde la brutalidad policial en contra de los afroestadounidenses hasta la creciente reacción en Europa en contra del influjo de inmigrantes y refugiados de Siria, Irak y Afganistán, las tensiones raciales están desbordándose en ambos lados del Atlántico. Y se están desparramando hacia la política, con Donald Trump proponiendo una prohibición contra la entrada de musulmanes en EU como parte de su campaña presidencial. En Austria, el partido de ultra derecha Libertad estuvo cerca de ganar la presidencia el domingo.

La disparidad en el pago tal vez sea menos dramática pero no menos perniciosa. El último censo en EU encontró que la brecha de género afectaba más a las mujeres latinas y negras, con las primeras ganando 61 centavos por cada dólar y las últimas 64 centavos por cada dólar ganado por los hombres blancos no latinos.

En el Reino Unido, sólo tres compañías en el FTSE 100 tienen directores ejecutivos no blancos y la discriminación comienza en los empleos de nivel inicial, según investigaciones que sugieren que los candidatos con nombres que aparentan tener antecedentes de minoría étnica tienen menos posibilidades de ser contratados que aquellos con nombres que sugieren que son blancos.

La economía del Internet no es inmune. Los investigadores de Harvard han encontrado recientemente que las personas buscando hospedarse en Airbnb tenían 16 por ciento menos posibilidades de ser aceptadas si sus nombres aparentaban ser de origen afroamericano que si eran de origen blanco.

Retirar estos marcadores raciales en esos momentos o en las solicitudes de trabajo o para ingresar a las universidades puede ayudar. Pero un enfoque amplio basado en la “ceguera de color” perpetúa los prejuicios, advierten los líderes empresariales y académicos. Después de analizar las respuestas a una encuesta de 3,758 empleados de una compañía grande del cuidado de la salud en EU, los académicos de la Universidad de Georgia concluyeron que las compañías gestionadas mayormente por empresarios blancos que siguen la política de “ceguera de color” aumentan la percepción de la existencia de prejuicio racial entre sus empleados que pertenecen a una minoría étnica. Al contrario, cuando una compañía de mayoría blanca apoya el multiculturalismo, los empleados minoritarios piensan que sus empleadores tienen menos prejuicios.

Hablar sobre el tema de la raza es incómodo, admite Mellody Hobson, presidenta de Ariel Investments y directora de DreamWorks Animation, convirtiéndola, dice, en una de las dos únicas mujeres de raza negra que dirigen una compañía que cotiza en la bolsa de EU.

También te puede interesar:

Corrupción y gases de escape asfixian a la CDMX

Millennials sueñan con la seguridad laboral

Anuncio de desinversión de AXA en tabaco no es tan puro